Gracias a las juventudes socialistas por mostrar esta sensibilidad hacia la igualdad y por hacer de este acto amigable un espacio de reivindicación y atención por todo lo que nos queda por hacer.

Porque sin lugar a la duda la igualdad es el objetivo que define el máximo valor que puede alcanzar la política progresista.

Somos más libres si somos iguales.El socialismo tiene como objetivo máximo la igualdad.

La igualdad es nuestra razón de ser, es nuestra causa y a ella nos dedicamos y dedicaremos.

Igualdad es algo tan básico como respetar, compartir, convivir. Y como todo noble objetivo y más si es un objetivo máximo, la igualdad se busca, se lucha, se alcanza y se defiende.

El mundo en el que vivimos es profundamente desigual.

Hay desigualdades de diversa naturaleza y procedencia. Y entre ellas hay una desigualdad singular, la provocada por el ser humano por razón de sexo.

Una desigualdad con elementos económicos, sociales, políticos, jurídicos.

Una desigualdad enraizada en el nacimiento, donde ya hace una primera clasificación, que sigue después en el acceso al conocimiento orientando gustos y tendencias, que se instala a veces en la educación con la segregación, con los primeros juegos, las primeras relaciones, que continúa en las materias de especialización, que crece y se extiende por todos los ámbitos de la vida.

Sin embargo, nadie nos puede hacer inferiores aunque lo intenten. Por eso, la pregunta que nos debemos hacer no es quién va a dejarnos ser iguales, sino quién va a detenernos en nuestro compromiso con la igualdad. La respuesta es fácil, nadie porque no les dejaremos.

Es una realidad que el tiempo y el destino han golpeado a la mujer con la desigualdad, por eso nosotras queremos pacífica y democráticamente golpear la voluntad de los tomadores de las decisiones para compartir los destinos en pie de igualdad.

El grado de civilización de nuestra sociedad siempre es y será proporcional al grado de igualdad alcanzado.

Compañeros y compañeras solo se vive una vez pero si lo hacemos bien, si lo hacemos buscando, luchando, mejorando en igualdad, es suficiente.

Hoy se han premiado a mujeres que luchan por la igualdad.

Se ha premiado a la asociación de mujeres rurales que trabajan para que en los núcleos rurales más pequeños se tengan las mismas oportunidades para la conciliación de la vida laboral y personal, para dar trabajos dignos a las mujeres que se dedican al cuidado de las personas dependientes.

Se ha premiado a Maite Bilbao, una mujer que ha luchado y sigue luchando por conseguir unas pensiones dignas, que permitan tener una calidad de vida a las viudas, porque lamentablemente las pensiones más bajas son las de las mujeres.

Se ha premiado a María Guijarro que trabaja día a día por la igualdad en el plano institucional, desde su responsabilidad en la Diputación Foral de Bizkaia.

Y es que la igualdad social es un fin para los socialistas porque la igualdad significa que todos los seres humanos tienen el mismo valor y deben ser tratados por igual, independientemente de su origen, etnia, diversidad funcional, sexo, creencias o religión.

Habrá justicia social si hay igualdad, lo que significa que además de que tengamos los mismos derechos políticos y civiles, deberíamos tener las mismas posibilidades de acceder al bienestar social, es decir, el mismo derecho y las mismas oportunidades a la educación, a la salud y al trabajo.

Y para ello el partido socialista trabaja en todas las instituciones para conseguirlo y esa es la causa por la que no vamos a apoyar los presupuestos de la desigualdad de Mariano Rajoy, los presupuestos del gobierno del PP.

Unos presupuestos que avanzan políticas económicas que acentúan la diferencia entre quienes más y menos tienen, que perpetúan pensiones ridículas, que sostienen muy baja atención a la sanidad o la educación, que no arreglan la mala calidad y retribución de los empleos, que avalan el bloqueo de la negociación colectiva, que carecen de interés para la inversión pública.

Premios Berdintasuna Lantzen

Gepostet von PSE Álava am Sonntag, 15. April 2018

Unos presupuestos que no pueden contar con el visto bueno de ninguna formación política con sensibilidad social por muy tentadora que sea la recompensa que el PP está dispuesto a pagar. Porque será una recompensa a costa de la mayoría de la ciudadanía, a costa de la igualdad.

Una igualdad que los socialistas en Euskadi practicamos y protegemos desde nuestras responsabilidades de gobierno. Así hemos puesto en marcha una ayuda a los jóvenes para la emancipación, para que puedan acceder a una vivienda en alquiler o a un mejor empleo y para eso trabajamos desde la consejería de trabajo para perseguir el fraude laboral.

En los gobiernos en los que estamos los socialistas dedicamos cada vez más presupuesto para mejorar políticas de empleo o de movilidad en el transporte para conseguir mejor cohesión territorial. Esa es la diferencia entre políticas de igualdad y de desigualdad, entre la izquierda y la derecha, entre los progresistas y los conservadores.

Para finalizar, dar la enhorabuena a las premiadas, enhorabuena a las Juventudes Socialistas y gracias por la oportunidad de compartir este encuentro por la igualdad.