Quiero empezar por agradecer a las 39.722 personas que nos votaron su elección por el Partido Socialista, la confianza depositada, la oportunidad que nos renuevan para seguir gobernando España.

Quiero destacar el buen nivel de participación y sobre todo agradecer el esfuerzo de quienes lo hicieron por correo, por la coincidencia festiva con San Prudencio y su opcional puente.

Quiero agradecer el esfuerzo de trabajadores y trabajadoras de Correos y también de las personas que cumpliendo con su deber y formaron parte de las mesas electorales.

Mi agradecimiento a todas y a todos los socialistas que han hecho posible esta magnífica y exitosa campaña.

La vuelta a España ha terminado, comienza la vuelta a Vitoria-Gasteiz, a Álava y a Europa y con humildad y con prudencia quiero decir que también las queremos ganar.

Las queremos ganar con las mismas herramientas que hemos utilizado en las elecciones generales: respeto, balance y propuestas.

Las queremos ganar porque Europa, España, Álava y Vitoria-Gasteiz 
formamos parte del mismo espacio social y de progreso 
que queremos la mayoría.

Las queremos ganar para que los diferentes niveles institucionales, cada cual con sus competencias, sean complementarios en políticas públicas y sociales de interés general.

Los socialistas queremos mejorar, extender, completar, las políticas de empleo de calidad y derechos que hemos iniciado, la de la atención a la dependencia, la de la revalorización de pensiones, subida del salario mínimo o mejora de la educación y la sanidad.

Muchas de estas políticas tienen dimensión europea y nacional, pero también necesitan del empuje y coordinación local y provincial.

En plena sociedad de la comunicación y la movilidad, pensar en global y actuar en local es lo mismo que pensar en local y actuar en global.

Hoy las políticas fluyen de arriba abajo y de abajo arriba, los recursos se centralizan y descentralizan, las iniciativas nacen en cualquier institución y se extienden a las demás.

Y este intercambio y conexión necesitan un elemento conductor, un partido progresista, volcado en lo social, fuerte y solvente en todos los niveles institucionales, como lo es el Partido Socialista.

Los socialistas estamos muy contentos de haber contribuido y de contribuir al desarrollo social de la ciudadanía, pero esta es una tarea inacabada, que ahora podemos completar y reforzar.

Estamos muy contentos de haber frenado a la extrema derecha.

De haber desmontado las mentiras y provocaciones de la derecha extrema, con las manos manchadas de sangre que sólo ellos han visto, con los fraudes en políticas sociales que no llevan a los juzgados, o con el invisible impuesto del diésel, con el que en Álava han querido ser especialmente dañinos, queriendo asustar a miles de personas con la pérdida de empleos, y que como siempre ocurre con los tramposos, han terminado por llevarse por delante a su vocero mayor.

Los socialistas estamos muy contentos de haber conectado con tantos millones de personas en base a 10 meses de Gobierno donde hemos tomado muchas decisiones y demostrado muchas intenciones, siempre con el acoso y el bloqueo de las derechas, que antes nos insultaban sólo a nosotros y ahora también han extendido el insulto entre ellas.

Con este panorama, los socialistas queremos repetir y compartir comportamiento, queremos seguir comprometiéndonos, explicitando con claridad nuestras propuestas.

Queremos hacerlo con una campaña limpia y así lo haremos aunque la derecha extrema y la extrema derecha vuelvan a reproducir sus exageraciones y exabruptos.

Todas las elecciones son importantes y todos los tiempos también, pero quizás nunca los desafíos han sido tantos y de tanta magnitud como los actuales, enfrentarnos a ellos precisa de una coordinación, de una política similar en las diferentes instituciones que los socialistas podemos garantizar.

En breve presentaremos los respectivos programas electorales en ellos veremos cómo para crear empleo en Vitoria o en Álava son muy importantes los fondos europeos, como para depurar las aguas alavesas son necesarias las inversiones del Gobierno de España, o como para disponer de una logística aeroportuaria completa necesitamos la sensibilidad de un Gobierno Socialista.

La ciudadanía vitoriana y alavesa puede ayudar con un esfuerzo más a que esto se haga realidad y así se lo pedimos.

En esto estamos y en estas elecciones locales, forales y europeas también vamos a por todas.