Presidente. ¡¡Gracias por compartir esta tarde con los alaveses y alavesas, y gracias por querer compartir lo mejor de tu equipo de Gobierno con los socialistas y con la ciudadanía de Álava para ganar las elecciones!!

Portavoz del Gobierno. Ministra. Querida Isabel, ¡¡gracias por tu disposición y entrega para encabezar la candidatura alavesa al Congreso de los Diputados!!

En este tiempo de mujeres, en el que Vitoria-Gasteiz con Maider Etxebarria, el Senado con Julia Liberal, y la Diputación conmigo, harán pleno de cuatro candidaturas con cuatro mujeres.

¡¡Presidente, ministra, gracias a vosotros, a todo el Gobierno y al apoyo de millones de españoles, y a todo el Partido, por devolver a los pensionistas, a los autónomos, a quienes cobran el salario mínimo interprofesional, a los padres y madres, a los estudiantes, a las mujeres, la esperanza de vivir en una sociedad mejor, con más oportunidades, con más igualdad!!

¡¡Gracias por hacer patria, no la patria del grito y las trincheras de las derechas, la patria de las personas!!

Porque la patria no es la bandera, el himno o la tierra, aunque también formen parte de ella. La Patria es la responsabilidad social, el respeto a la razón, la libertad, la convivencia, el acuerdo entre diferentes, la igualdad.

¡¡Gracias por devolver a las instituciones la dignidad, la decencia, el respeto, que durante siete años ha negado la derecha!!

Por recuperar la política para dar servicio a las personas y no para servirse de ellas como ha hecho durante siete años el Partido Popular.

Presidente necesitamos más, que hagas más, que hagamos más, lo sabes y lo quieres, y para lograrlo sé que necesitamos obtener una mayoría reforzada, la que te vamos a ayudar a conseguir desde Vitoria-Gasteiz y Álava.

Compañeros y compañeras, la moneda ya está en el aire y sólo hay cara o cruz:

La cara de los derechos o la cruz de las derechas.

La cara de la convivencia o la cruz del racismo.

La cara de la igualdad o la cruz de las diferencias.

La cara de las mujeres libres o la cruz de las mujeres relegadas a un segundo plano.

La cara del socialismo o la cruz del trío de Colón.

La cara de las inversiones o la cruz de las evasiones.

La cara de las pensiones o la cruz de las congelaciones.

La cara del diálogo o la cruz del sectarismo.

La cara de la rosa o la cruz del matrimonio de la gaviota y el aguilucho, en el nido naranja.

En pocas semanas en España, en Europa, en Vitoria-Gasteiz y en Álava, decidimos mucho y nos jugamos más todo el país.

La derecha lo sabe y la izquierda también.

La derecha está muy nerviosa, por eso recurre al bloqueo político, a la demagogia y al insulto.

La izquierda estamos serenos porque tenemos un proyecto de país, un proyecto en el que las personas, todas las personas cuentan, son tenidas en cuenta y son las destinatarias de nuestra política.

Un proyecto que está demostrando que otra España más social es posible. Ahí es donde le duele a la derecha.

Compañero Presidente; a dos días de celebrar el Día Internacional de la Mujer, quiero destacar tu compromiso con la igualdad efectiva, una igualdad que en Álava nos llevó hace meses a definir este periodo como tiempo de mujeres, que lo ponemos en práctica en las candidaturas, en las tareas de Gobierno, en la representación institucional y en las responsabilidades de Partido.

Mujeres que ponemos de manifiesto que el Partido Socialista es el partido que más ha propiciado interna y externamente nuestra incorporación a las responsabilidades políticas, convirtiendo a los socialistas en el gran partido de referencia para todas las mujeres progresistas.

Mujeres comprometidas como nuestra Secretaria General: Idoia Mendía.