Cuando decidimos formar parte de los gobiernos en Euskadi, en Álava y en Vitoria-Gasteiz, los socialistas pensábamos en tres cosas:

  • Ganar en convivencia

  • Ejercer con decencia

  • Ser útiles y sensibles a las necesidades de la ciudadanía.

Estas conductas nos han guiado y ahora toca hacer balance, medir resultados y perseverar, porque en política lo importante es lo que falta por hacer.

Se cumplen tres años de entrada del Partido Socialista en el Gobierno foral, dos desde la entrada en el gobierno municipal de Vitoria-Gasteiz.

Hacemos un balance positivo de esta etapa. Valoramos nuestra entrada en el gobierno tras una negociación en la que se trasladó a los programas de gobierno muchos de los compromisos socialistas que presentamos en campaña electoral y a los que se comprometió con sus votantes.

A día de hoy podemos hablar de la recuperación y mejora de diferentes servicios públicos. Entre otras muchas cosas podemos hablar de 180 comidas más para personas mayores que viven solas en Vitoria, hemos evitado que 78 familias sean desahuciadas, por fin se ha elaborado un plan de cultura, se están reparando distintas calles en los barrios, hemos comenzado el proyecto para la rehabilitación del Teatro Principal, hay mayor implicación y sobre todo presupuesto en las políticas activas de empleo, principalmente en las zonas con mayor desempleo, y un apoyo directo a la contratación indefinida, un aumento de la inversión tanto en carreteras como en infraestructuras hidráulicas, un trabajo coordinado y conjunto en materia turística que está dando resultados y haciendo que las zonas rurales tengan oportunidades de nuevos negocios. Campañas de concienciación de compra en el pequeño comercio y formación para la adaptación de los comercios a los nuevos hábitos de consumo.

Y esta forma de hacer política con consensos, no mirando las diferencias sino los puntos en común, avanzando, con un talante diferente con los trabajadores públicos o con proyectos en carreteras que llevaban paralizados más de 15 años, ha sido posible gracias a las ideas, a la negociación y al acuerdo por el que trabajó el Partido Socialista con el PNV.

También tenemos diferencias con el PNV en muchas otras materias. La modificación de la Ley electoral, participación en marchas independentistas, el mal llamado derecho a decidir, la ruptura de la Caja de la Seguridad Social que acordaba el PNV con Bildu hace dos días y que ha tenido que rectificar. Tenemos claro desde Álava, Euskadi y España que con las pensiones no se juega y no se va a romper la Caja Única.

Podemos hacer una lista de diferencias, pero a la ciudadanía lo que le preocupa es lo que le ofrecemos desde la política y lo que desea es que desde la política no se le generen problemas, sino que desde la política se traten de resolver para conseguir una sociedad lo más cohesionada e igualitaria posible.

Álava tiene un gran potencial económico y de oportunidades para todos y el compromiso de la política debe ser el de su promoción. En logística, en industria, en viticultura, en turismo, en comercio, en servicios sociales, en energía, en medio ambiente, en ocio. Nuestra capacidad de crecer depende de nuestro empeño. Eso decíamos hace tres años y hoy podemos decir que en todos estos aspectos hemos mejorado. Por eso hacemos un balance positivo y estamos orgullosos de poderlo presentar.

Sin embargo, también sabemos que quedan todavía muchos aspectos que mejorar, en los que avanzar, políticas que se deben adaptar a las nuevas exigencias sociales, económicas, tecnológicas o medioambientales. Y en esas propuestas para conseguir esa mejora es en lo que siempre trabajamos y en este periodo previo a las elecciones forales y municipales lo vamos a intensificar.

Por eso en esta reunión vamos a presentar los ejes de las propuestas de trabajo en el que vamos a estar aún más involucrados en los próximos meses.

El desempleo ha bajado en 7.000 personas, pero todavía hay 20.000 que quieren trabajar y no pueden.

  • Tenemos que mantener nuestra firme apuesta por:

  1. Una formación cada vez más acorde con las demandas empresariales.
  2. Una mejora de las condiciones laborales.
  3. Políticas que permitan frenar el abandono de los núcleos rurales.
  4. Apoyo efectivo a la agricultura y ganadería, con especial atención a un sector económico dinamizador de la economía rural en Álava como es el enológico.
  5. Un nuevo modelo energético.
  6. Inversiones necesarias para mejorar la prestación de servicios y para dinamizar la economía.
  7. Mejora de las prestaciones de la ley de dependencia que haga frente a la evolución demográfica que hace que cada vez se necesiten más servicios para los más mayores.
  8. La violencia de género es una lacra que hay que erradicar.
  9. El deporte y los valores que de él se aprenden deben ser potenciados y apoyados por las instituciones.
  10. Los eventos que dan orgullo de Territorio deben estar presentes en las agendas institucionales.
  11. El apoyo al comercio, la adaptación a los nuevos hábitos de consumo.
  12. La atención al visitante y el cuidado de un turismo de calidad, sostenible, desestacionalizado y cohesionado se puede convertir en fuente de riqueza para las zonas más envejecidas que atraigan a personas jóvenes.
  13. Y para todo ello, se necesitan recursos. Unos recursos que se obtienen repartiendo mejor la riqueza. Debemos continuar trabajando en materia fiscal, para pagar según los recursos de forma progresiva y combatiendo el fraude.

Sobre cada uno de estos retos a los que tenemos que hacer frente de forma responsable, vamos a seguir trabajando, de forma interna a través de los grupos de trabajo y también de forma externa, con las ideas, críticas y sugerencias de muchos ciudadanos que siempre nos ayudan, desde hace muchos años y también con los colectivos que trabajan en el día a día en estas materias.

En este momento se está recuperando la ilusión de nuevo en la política, se aprecia como muchos ciudadanos están ilusionados con el nuevo gobierno socialista de Pedro Sánchez en España, porque piensan que se pueden hacer las cosas de otra manera.

El socialismo en estas semanas ha multiplicado su presencia y actuación en la política y ha sido capaz de renovar ilusión y esperanza en la política.

Sabemos que se espera mucho de nosotros y estamos comprometidos con el cumplimiento de esas expectativas.

El nuevo Gobierno de España empuja con políticas de progreso muy demandadas por la mayoría social y cada uno de nosotros en los ámbitos institucionales donde desempeñamos las tarea, queremos sumar y fortalecer las políticas públicas de progreso que se correspondan con este tiempo.

Debemos mantener esa ilusión y cambiar la desesperanza por la credibilidad en la política. La desigualdad por más solidaridad. Los abusos laborales por más negociación colectiva. Es decir, un cambio de modelo de sociedad por una más igualitaria, un cambio de modelo económico especulativo y desregulado por uno productivo y regulado. Y a eso se contribuye en todos los niveles institucionales. Los socialistas estamos gobernado con esos objetivos y vamos a trabajar para continuar haciéndolo la próxima legislatura.