PSE y PNV cerramos el pasado 3 de julio un acuerdo para gobernar en coalición la Diputación Foral de Álava basado en un programa político con tres prioridades: reactivar la economía y crear empleo, recuperar la calidad de los servicios sociales tras una legislatura de recortes e incrementar las inversiones públicas para avanzar en el equilibrio territorial.

Los socialistas dimos este paso al entender que era la manera más eficaz de garantizar un cambio profundo y real respecto a la estrategia de austeridad y erosión de los servicios públicos practicada por el Gobierno Foral del PP, y cumplir nuestro compromiso de mejorar la vida y atender las necesidades de la ciudadanía.

12417988_1663077357278025_4021282917021328117_n

Nuestra decisión tenía como horizonte entonces, igual que ahora, el bienestar del conjunto de las alavesas y alaveses, pero sobre todo de aquellos que peor lo están pasando: desempleados, familias en riesgo de pobreza, personas dependientes… Queríamos tener capacidad de decisión para poner encima de la mesa soluciones.

Hoy, seis meses después, queremos hacer un primer balance y decir que la presencia socialista en el Gobierno Foral tiene sin duda ya resultados tangibles y positivos para la sociedad alavesa. Podemos afirmar además que estos resultados tendrán continuidad, si cabe con más intensidad, en los próximos meses.

El Gobierno de Coalición está funcionando bien, con coordinación y colaboración, en pos del objetivo común de cumplir el acuerdo programático que lo sustenta. PSE y PNV somos dos partidos diferentes con ideologías diferentes, y hemos demostrado capacidad para negociar y pactar un programa mirando al interés ciudadano.

Si algo caracteriza a los socialistas en su historia es su capacidad de diálogo y acuerdo, y esta capacidad cobra un valor especial en un momento en el que la ausencia de mayorías obliga más que nunca a hablar y consensuar. Esta capacidad se constata también en unos presupuestos que cuenta con el apoyo de la oposición.

Hablaba de resultados y quiero seguir hablando de ello, de las medidas que el Gobierno Foral ha tomado con el impulso y la participación directa del PSE para hacer avanzar Álava, fortalecer la economía, recuperar los servicios sociales y volver a hacer del diálogo, en lugar de la imposición, la herramienta esencial de hacer política.

Los socialistas estamos siendo protagonistas del giro social de una institución que, como el caso de la DFA, tiene competencias en materias tan relevantes como la atención a los dependientes, nuestros mayores o los menores no acompañados; el transporte público que comunica las zonas rurales con Vitoria; y, por supuesto, la definición y recaudación de impuestos.

Un giro social que se concreta en la sustancial mejora del Servicio de Ayuda a Domicilio tras una legislatura de deterioro y destrucción de empleo; la recuperación del Plan Mugarri para caminar hacia un modelo de transición energética tal y como proponía el PSE; y el impulso de las vías verdes y los parques naturales…

El Código Ético y de Buen Gobierno, aprobado el pasado mes de septiembre, y el proyecto de norma de Transparencia y Participación, en fase de elaboración, son realidades defendidas desde la oposición por el PSE y que ahora, desde el Gobierno, estamos contribuyendo para hacerlas realidad.

Lo mismo ocurre con el Plan Estratégico de la Cultura.

El PSE gestiona directamente dos Departamentos (Fomento del Empleo, Comercio y Turismo, y Administración Foral; e Infraestructuras Viarias y Movilidad) y hemos sentado en estos seis meses las bases para dar un giro social a las políticas en estas áreas. Un giro social que se traduce en decisiones y medidas concretas.

El desempleo es el principal problema de las alavesas y los alaveses, todas las encuestas así lo corroboran, y estamos trabajando con todas nuestras fuerzas desde que entramos a formar parte del Gobierno Foral para combatir esta lacra. ¿Cómo?

Nos encontramos con un erial, ya que el Gobierno del PP no hacía prácticamente nada en esta materia y su acción se limitaba a una convocatoria anual de formación sin vinculación a la empleabilidad. Los socialistas hemos empezado como quien dice de cero.

Iniciamos la legislatura presentando a contrarreloj, ya que terminaba el plazo, proyectos para captar fondos para el empleo de la UE que gestiona el Gobierno Vasco. No ha habido suerte en esta convocatoria, pero vamos a insistir y estamos preparando ya la documentación para concurrir a la convocatoria Erasmus.

Seguimos dotando de más recursos a los programas para el empleo. Los presupuestos de 2016 consignan casi 800.000 euros para formar a personas desempleadas en oficios y conocimientos demandados por las empresas, y facilitar su acceso a un puesto de trabajo. Esta cifra representa nada más y nada menos que un 31,3% más que los recursos destinados por el Gobierno del PP.

Estamos elaborando una convocatoria de formación ligada a la empleabilidad a partir del trabajo previo realizado con las Cuadrillas y las empresas para ofrecer formación que realmente se traduzca en una oportunidad de empleo y en contratos.

También estamos trabajando con Lanbide y los municipios alaveses con más paro (Oyón, Llodio y Amurrio) con este mismo objetivo.

A ello hay que sumar las iniciativas de empleo que verán la luz en los próximos meses gracias a la partida de 500.000 euros de los Presupuestos de Euskadi que logró introducir el Grupo Socialista para programas de empleo en las zonas de Álava con más tasa de paro.

12573191_1663077433944684_1898495466683123437_n

También vamos a contribuir directamente en crear empleo y mejorar su calidad con nuevas OPEs a lo largo de la legislatura. Las reclamamos en la oposición y ahora las gestionaremos y haremos realidad desde el Gobierno.

La presencia socialista en el Gobierno Foral se concreta en decisiones y medidas, y también en una nueva forma de hacer política. Hemos pasado de la imposición y al diálogo con instituciones, grupos políticos y agentes sociales, y hemos demostrado además que ese diálogo da frutos: el ejemplo más palpable es el trabajo realizado para encauzar y hacer realidad proyectos largamente esperados como el acondicionamiento de la N-124 y la N-240.

Igualmente sucede con los ajustes realizados a partir del diálogo con Juntas Administrativas, Ayuntamientos y Cuadrillas en los horarios y rutas del transporte interurbano por carretera durante los últimos meses para servir mejor a los ciudadanos.

Término. Los socialistas tomamos la decisión de entrar en el Gobierno Foral para dar un giro social y progresista a las políticas en el territorio y atender las necesidades reales de los ciudadanos, y estamos trabajando sin descanso para ello. Hemos dado pasos firmes en este camino durante estos seis primeros meses.