Queridos compañeros y compañeras.

En esta fría y lluviosa mañana presentamos en sociedad el Manifiesto Socialista sobre el futuro de las políticas sociales. Un documento donde se fijan nuestros compromisos con la ciudadanía en la defensa de las políticas sociales públicas, entendidas como una nueva inversión estratégica.

Estábamos muy interesados en celebrar este acto sobre el futuro de los servicios sociales. Un debate que entronca, directamente, con las bases del proyecto socialista.

EUROPA PRESS

Siempre hemos defendido que la característica fundamental del socialismo es la solidaridad, la defensa de los derechos y la lucha contra la desigualdad, asegurando al conjunto de la ciudadanía unas condiciones de vida dignas.

Y esta necesidad se hace especialmente presente en este tiempo y en este lugar.

La gestión de la crisis económica que ha hecho la derecha, ha elevado los niveles de pobreza y exclusión social hasta límites inaguantables, elevando los índices de desigualdad a cifras que nunca hubiéramos imaginado en nuestro país y en nuestro Territorio.

Lo más grave es que el crecimiento de la desigualdad no lo es únicamente por los efectos directos de la crisis económica, sino porque además, en estos cuatro años, los gobiernos del Partido Popular -de Rajoy, de Alfonso Alonso, de Javier de Andrés, de Javier Maroto- han recortado todos los servicios públicos y prestaciones y, asimismo, han destruido puestos de trabajo desde las propias instituciones.

En el Territorio Histórico de Álava se han recortado los recursos destinados al desarrollo de la Ley de Dependencia, se han privatizado servicios relacionados con la violencia de género, se han recortado los recursos destinados a menores y, de igual forma, las actividades dirigidas a personas con discapacidad.

Este recorte de recursos es aún mayor de lo que puede parecer, porque a todo ello hay que sumarle que cada vez son más los usuarios de los servicios sociales como consecuencia de los profundos cambios que se están produciendo a nuestro alrededor, como por ejemplo el aumento de la esperanza de vida.

Además, hay más perceptores de prestaciones públicas por el aumento del desempleo, la minoración de los salarios, el aumento de la precariedad laboral, la desigualdad entre hombres y mujeres o la brecha salarial que se esta produciendo con estas políticas.

Ante esta situación los Gobiernos del PP -de Rajoy, de Alfonso Alonso, de Javier de Andrés, de Javier Maroto-, han comenzado una política que pretende ahorrar 8.000 millones de euros quitando competencias en políticas sociales a los Ayuntamientos a través de la Ley de Racionalización de la Administración Local. Ley que ha sido trasladada a Euskadi por el PP, el PNV y EHBildu, y que los socialistas estamos combatiendo con todos los medios que nos proporciona el estado de derecho.

ACTO DE PRESENTACIÓN

Todas estas cuestiones están poniendo en duda nuestro actual Estado del Bienestar.

Por ello mismo, tenemos que reivindicar que hemos sido las y los socialistas los principales protagonistas en la instauración de la sanidad y la educación pública y universal, en la extensión de las pensiones públicas en España y en la aprobación y puesta en marcha de la Ley de Dependencia.

Avances y conquistas sociales que hoy están en cuestión por las contrarreformas que, con la excusa de la crisis, la derecha española, vasca y europea están imponiendo, provocando la mercantilización de los servicios públicos y llevando a grandes grupos sociales a la exclusión.

Las y los socialistas somos la garantía de que estos derechos se pueden recuperar, los pusimos un día en marcha y los vamos a reconquistar y mejorar.

Las y los socialistas queremos defender las políticas sociales de las dentelladas de la derecha. Y por eso proponemos incorporar la protección social, el derecho a salud y la educación en la Constitución como derechos fundamentales, así como recuperar los derechos sociales perdidos a través de la derogación de la reforma laboral.

Con esa reforma, queremos proteger:

  • Una sanidad pública y universal.
  • Una educación pública y gratuita.
  • Un sistema de pensiones dignas.
  • Un sistema público que atienda la dependencia.

Con la defensa de estos pilares del Estado de Bienestar se genera empleo, se reactiva la economía y sobre todo se consigue una sociedad más igualitaria, porque esos derechos básicos: la salud, la educación, las pensiones y la dignidad de los más desprotegidos, estará asegurada por los poderes públicos.

Y vamos a ser inflexibles en su defensa.

Pero más allá de eso, tenemos que ser capaces de afrontar los nuevos retos que nos plantean las sociedades modernas: el envejecimiento de la población, el aumento de las enfermedades crónicas, la incorporación de las nuevas tecnologías, etc.

El Gobierno del Lehendakari Patxi López hizo importantes avances en estos campos, impulsando la mayor modernización en los servicios públicos que se ha dado en Euskadi en los últimos años. Ahí están:

  • La Estrategia de Crónicos, puesta en marcha para reorientar una Sanidad Pública excesivamente dirigida a la atención a las enfermedades agudas.
  • La Innovación en los aspectos sociosanitarios.

Y tenemos que denunciar la desidia del Gobierno del PNV en esta materia, que nos está obligando a desandar buena parte del camino recorrido. Después de haber situado a Euskadi como referencia en la innovación sociosanitaria, el Gobierno de Urkullu -por falta de interés o por ceguera- está echando por tierra nuestro trabajo, devolviéndonos a un modelo asistencial del pasado y no del futuro, perdiendo la oportunidad de adelantarnos a los problemas que nos vienen.

Y este modelo tiene mucha incidencia en el Territorio Histórico de Álava, que no cuenta con un Hospital de Crónicos en Vitoria-Gasteiz y que provoca que las personas que lo necesitan, así como sus familiares, se deban trasladar al Hospital de Leza, con los inconvenientes que eso les genera.

Las y los socialistas alaveses queremos recuperar el valor de la solidaridad de la Diputación Foral de Álava que la ha caracterizado históricamente, de sus políticas de apoyo a nuestros mayores, a todas las personas dependientes, a las personas con alguna discapacidad, a los menores, a las personas en riesgo de exclusión.

Queremos recuperar y mejorar las políticas por las que hemos sido referentes y queremos recuperar el orgullo de poder volverlo a ser.

Queremos unos servicios sociales próximos, flexibles, coherentes, eficientes, equitativos, que se conviertan en distribuidores de riqueza, en distribuidores de bienestar.

Esto es defender la igualdad. Esto es defender la capacidad de todas las personas a tener una vida libre y autónoma.

Por eso queremos desarrollar la Ley de Dependencia, porque la Ley de Dependencia es un medio de generar empleo y dignificar la vida de las personas dependientes. Para ello, proponemos las siguientes medidas:

  • Revisar las evaluaciones para que no sean tan restrictivas, ya que están provocando en estos tres últimos años situaciones injustas, como la que se produce tras un empeoramiento de la persona dependiente y la nueva valoración le otorga un grado o un nivel de dependencia inferior al que tenía reconocido.
  • Potenciar la figura del Asistente Personal, con apoyo para la formación para que sea compatible con sus horas de trabajo.
  • Aumentar las horas del Servicio a Domicilio recortadas esta legislatura, que han destruido 400 puestos de trabajo directos.
  • Mayor control y exigencia de los protocolos y de las condiciones de atención que se deben cumplir en todas las residencias de personas mayores.

Otro de los problemas que han aparecido en el Territorio Histórico de Álava esta legislatura ha sido la inestabilidad del tercer sector, que realiza un trabajo esencial para atender diferentes situaciones a las que la administración no llega.

Por eso proponemos homologar esas asociaciones y sus programas y darles una estabilidad económica y laboral en el tiempo para que los usuarios sigan siendo atendidos con todas las garantías.

PRESENTACIÓN

Todo ello es construir una sociedad más justa, más igualitaria, más solidaria. Una sociedad en la que las personas puedan desarrollar sus proyectos vitales y de ciudadanía, independientemente de su posición social, económica y personal, con seguridad y en beneficio de la vida común.

Las y los socialistas queremos situar la lucha contra la pobreza y la exclusión social en el centro de la agenda política.

Especialmente ahora. Especialmente aquí, en el Territorio Histórico de Álava, así como en el conjunto de Euskadi.

Queremos luchar con un fondo que atienda la pobreza, especialmente la energética, y con una coordinación entre las políticas de vivienda y las políticas sociales.

Las y los socialistas afirmamos que, además de una garantía de igualdad, los servicios sociales son un sector emergente, creador de riqueza y puestos de trabajado.

Y en esta batalla, Euskadi y el Territorio Histórico de Álava están llamados a jugar un papel estratégico en este escenario.

Para eso estamos en política. Para eso necesitamos la complicidad de la ciudadanía, para conseguir que estos objetivos, que este compromiso que ahora presentamos, sean una realidad la próxima legislatura.

Y lo tendrá que ser la próxima legislatura, porque en esta que ya acaba, el “último servicio” del Gobierno Foral del PP -de Alfonso Alonso, de Javier de Andrés, de Javier Maroto- ha sido utilizar un supuesto conflicto de competencias para dejar a la ciudadanía sin medidas concretas que luchen contra el desempleo, que atiendan a las necesidades del tejido asociativo, al sector primario y a las inversiones en acondicionamiento y mejora de carreteras.

El Partido Popular no daña al Partido Socialista con esta trampa dirigida a bloquear las diversas Proposiciones de Norma Foral que iban dirigidas a fomentar estas urgencias. Con esta trampa, el Diputado General de Álava -Javier de Andrés- castiga y daña a la ciudadanía alavesa, porque es a ella a quienes iban dirigidas nuestras propuestas con el objetivo de dar una salida a la prórroga presupuestaria a la que nos hemos visto abocados por su incompetencia negociadora.

Más incompetencia en un gobierno foral ni ha existido ni existirá.

Hoy es más urgente y necesaria que nunca una alternativa política, económica y sectorial. Compromiso con el que estamos trabajando los socialistas, con iniciativas y sin descanso, como hemos querido reflejar en este acto.

+INFO… Manifiesto sobre el futuro de los servicios sociales