Buenos días compañeros y compañeras. Amigos y amigas.

En la mitad de la campaña cuantas cosas se han destapado. Como afloran las contradicciones, las medias verdades o las medias mentiras. Como se juega al ocultismo, a no dar la cara, a no hablar con claridad.

vitoria_sabado_15Tremendo lo de EHBildu, dando lecciones sobre la corrupción, cuando ante la mayor corrupción que hay, la de haber atentado contra la vida, todavía no la han condenado.

Esperpéntico lo de Podemos pidiendo el voto para las Juntas Generales de Álava al mismo tiempo que pide que desaparezcan.

Rancio y antidemocrático lo de Ciudadanos queriendo retirar a la mayoría de la ciudadanía su derecho al voto por haber nacido antes de 1978.

Engañoso lo del PNV, escondiendo el independentismo porque sabe que aleja a votantes, y pasando de puntillas por el fracking al que volverán tras las elecciones.

El espectáculo que están dando con este asunto no puede ser más revelador. Primero les dan permiso temporal a Urtaran y a Ramiro para que aparenten ir por libre y disponer de cierta autonomía en la decisión. Después, cuando les desbaratamos la burda artimaña, se apresuran a decir que lo paralizan y añaden que no abandonan y que seguirán adelante con el fracking en unos pocos meses. Este es el PNV que alardea de cumplir con la palabra de vasco y ser de fiar.

Esta semana Ortuzar, en un calentón de los suyos, se reclamaba progresista. Esta semana, en una exaltación de progresismo, Urkullu hablaba de bajar impuestos a las empresas. Según su fino olfato será porque son las que menos tienen.

También esta semana el candidato del PNV a Diputado General de Álava, decía que no hay que tocar la fiscalidad.

¿Cuál es el PNV de verdad? Si es que lo hay. ¿Cuál es esa orientación fiscal, energética, progresista? ¿Por qué son tan confusos? ¿Por qué marean? Solo se me ocurre una explicación: porque no son tan progresistas, porque si quieren el fracking y porque están muy incómodos en la nueva fiscalidad a la que les hemos arrastrado los socialistas, en la que ellos no quieren que paguen más los que más tienen, porque muchos de ellos son de los suyos.

¿Y lo del PP?

Lo del Partido Popular no tiene adjetivación posible. No parecen de este planeta. Carecen de reglas.

Su frase de cabecera de campaña en el Territorio Histórico de Álava, agarraros a la silla, y recordar aquel dicho de que hay que joderse para no caerse, es el siguiente:

Cumplir la palabra, cercanía, transparencia y llamar a las cosas por su nombre.

Este es su eslogan, pero esta no es ni la realidad en la que viven, ni los hechos que les acompañan.

vitoria_sabado_22Lo primero que ha hecho el PP en Álava ha sido esconder sus siglas y a sus líderes. Yo comparo con ellos que son impresentables, pero lo que no puedo compartir es esa altanería y esa vanidad de que los de aquí son mejores, porque no lo son.

¿Quién perteneciendo a un partido, esconde, oculta las siglas? ¿Quién se siente avergonzado de su partido y hace campaña tomando distancia de él para terminar pidiendo el voto para ese partido? Porque además no tiene más remedio que hacerlo así. Quien hace eso, compañeros y compañeras, no deja de ser un iluminado que se cree superior a los demás y que carece de cualquier proyecto colectivo lo cual, como bien sabemos, lo convierte en un ser muy peligroso y, en ocasiones, en un objeto volador no identificable.

Vivir para ver. Hay que ver a Maroto y a De Andrés sacando pecho de cumplir la palabra, de cercanía, de transparencia y de llamar a las cosas por su nombre.

¿Por dónde empezamos? ¿Por su política de empleo? La cual nos ha llevado a liderar el paro en España.

¿Por la persecución a quien necesita la ayuda de las políticas sociales?

¿Por enfrentar a unos ciudadanos con otros al fomentar la persecución al diferente?

¿Por su empeño en reabrir Garoña?

¿Por su incapacidad para aprobar presupuestos?

O quizás por no haber hecho ninguna inversión en toda la legislatura y ser ninguneados en los presupuestos de Euskadi y de España, como sucede con la extensión del tranvía, con el aeropuerto de Foronda o con el Tren de Alta Velocidad.

Lo más preocupante de la derecha no es que quieran una sociedad sin derechos, que para eso es para lo que son de derechas. Lo más preocupante es que quieren una sociedad sin derechos porque quieren hacer negocio con las necesidades colectivas.

Lo que más me preocupa es que estando en el ejercicio de la actividad pública no paren de mentir y de tratar de confundir.

El Partido Popular se ha pasado la legislatura ganándose enemigos, rompiendo puentes, aislándose de todos y abandonando a su suerte a la ciudadanía.vitoria_sabado_18

El Partido Popular ha sido incapaz de respetar los acuerdos, incapaz de cumplir con las decisiones de las Juntas Generales y del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz.

Pero todo esto tiene arreglo, como bien dice Peio.

Lo indeseable no es eterno y por eso estamos en el tiempo del cambio, en el tiempo de la alternativa.

Y los socialistas la tenemos, la tenemos como partido, como equipo, orgullosos de nuestras siglas, de nuestra historia y de nuestros líderes. Además estamos dispuestos a mejorar, a corregir errores y a elevar la sintonía con nuestros votantes.

Los socialistas tenemos una alternativa para las personas, para todas las personas, una alternativa basada en el interés general y en el interés social. Una alternativa basada en hacer de Álava nuestra prioridad.

Una alternativa para las personas, para todas las personas, para mejorar y progresar colectivamente.

Una alternativa que va a la raíz de los problemas de la ciudadanía y que anuncia soluciones.

Una alternativa para crear y ayudar a crear empleo. Esta es mi máxima prioridad.

Para salir al encuentro y sumar con emprendedores, autónomos, empresarios, sindicatos, asociaciones.

Para combatir sin descanso el fraude fiscal, cuantificar los objetivos y llevar esos recursos a la creación de empleo.

Para que desde las instituciones deje de hacerse propaganda con los afloramientos y se vaya a los resultados.

Una alternativa para reponer recursos en los presupuestos del Territorio que el PP ha recortado. Una alternativa que financie la Dependencia, el Servicio de Ayuda a Domicilio, a las asociaciones, el deporte escolar y federado, la cultura, las inversiones en carreteras.

Una alternativa para que Álava tenga un hospital de subagudos en Vitoria-Gasteiz.

Para que el Aeropuerto de Foronda participe de una estrategia común de vuelos y servicios con los demás aeropuertos vascos.

Una alternativa que consolide una financiación equilibrada de todos los municipios de Álava en inversiones, servicios, comunicaciones.

Una alternativa para que la Diputación no sea un castillo ocupado en el que es imposible entrar y entenderse, sino un espacio de dialogo que produzca acuerdos y, muy especialmente, presupuestos que devuelvan a la ciudadanía su contribución económica.

Esta legislatura termina sin presupuestos y con un superávit de diez millones de euros. Y el Diputado General de este fracaso, que pagamos todos los ciudadanos y ciudadanas, tiene la desfachatez de volver a presentarse y de volver a pedir el voto.

Tanto fracaso claro que necesita una alternativa.

Los socialistas somos la única alternativa real para crear convivencia, tolerancia, respeto al diferente, entendimiento desde la diversidad. Somos la única alternativa real en un Territorio en el que la derecha del PP ha creado división ciudadana y en el que la derecha del PNV, si puede, también la creará.

Somos alternativa con los deberes hechos.

Somos alternativa hoy en esta convocatoria electoral, pero también ayer y anteayer, trabajando más que nadie en las Juntas Generales, ganando de calle a todos los demás grupos en iniciativas.

Incluso en ocasiones teniendo que soportar el enfado del gobierno y de otros grupos porque les hacíamos trabajar mucho.

Iniciativas compartidas muchas de ellas con la ciudadanía, porque así nos lo estaban planteado, o con muchas asociaciones, mientras el Gobierno Foral del PP holgazaneaba y el PNV le abanicaba.

Quiero reconocer y agradecer, porque es de justicia, el inmenso trabajo de los compañeros y compañeras del Grupo Juntero que no han ahorrado esfuerzos en defender y prestigiar la política socialista y la cercanía con personas y asociaciones.

Compañeros y compañeras.

IMG_3484

Más derechos o más derechas.

Más racismo o más tolerancia.

Más inversiones o más evasiones.

Más servicio a la ciudadanía o más servirse de la ciudadanía.

Todo esto, y mucho más, está en juego el 24 de mayo.

La recuperación de las personas, esa recuperación que no aparece entre los objetivos del PP, empieza por cambiar Ayuntamientos y Diputaciones, por hacer gobiernos de izquierda, progresistas, que den un giro de 180 grados a la actual situación política, económica y social.

El socialismo sabe cómo hacerlo.

Lo hemos hecho en otras ocasiones.

Y en esta ocasión también nos comprometemos.

vitoria_sabado_23

Nos comprometemos con una política realista, ejecutable con nuestros recursos y con los que nos corresponden y nos escamotean desde el Gobierno de Urkullu y de Rajoy. Recursos que nos escamotean no porque no tengan dinero, sino porque no tienen voluntad. Y el PNV y el PP de Álava se lo han tolerado.

Estamos comprometidos con la ciudadanía alavesa, con todas las personas que quieren una sociedad cargada de valores, de oportunidades abiertas, de defensa de lo colectivo.

Y por eso en vez de programa, nuestras propuestas forman parte de un contrato con la ciudadanía, con esas gentes de izquierdas, progresistas.

Y nuestro contrato no tiene letra pequeña como la del PNV con la fiscalidad o el fracking.

Ni tiene letra borrosa y manchada como la del PP con las políticas sociales, con las promesas de empleo o con las inversiones.

Compañeros y compañeras. Amigos y amigas.

En estas elecciones hay muchas siglas pero solo una, la nuestra, que reúna tres requisitos:

En primer lugar, ser de izquierdas.

En segundo lugar, haber defendido la libertad y la igualdad a lo largo de 136 años.

Y en tercer lugar, haber protagonizado la construcción de todos los servicios públicos, derechos colectivos y políticas sociales de las que hoy disponemos.

Esta es nuestra legitimidad y con ella y con la ilusión del cambio, quiero formar un gobierno de progreso, un gobierno para la mayoría, un gobierno para el que pido el voto.

Nada más, muchas gracias.

vitoria_sabado_38