Buenas tardes compañeros y compañeras.

La convocatoria de este Comité Provincial tiene como objetivo aprobar la propuesta de candidatura electoral que la Comisión Ejecutiva de Álava os propone para presentar a las próximas elecciones generales, para el Congreso de los Diputados y el Senado.

Unas elecciones que se celebran en un tiempo en el que urge un cambio político.

pedrosanchez

Cambio para el que venimos preparando al partido sabiendo, como así lo certifican las últimas elecciones, que no hay más alternativa al PP que el PSOE.

Decía que urge el cambio. Es una valoración que compartimos todos y todas, viendo y sufriendo el balance político que Rajoy y su equipo nos deja tras esta legislatura.

En el balance de Rajoy está la reforma laboral que nos ha llevado a ser el país europeo con el empleo más precario y más inestable de toda la Unión, reflejando con claridad el retroceso en el que al calor de la crisis nos ha situado el PP.

En estos cuatro años la pérdida de poder adquisitivo de los salarios, la merma de las condiciones laborales, el hachazo a la negociación colectiva, la reforma a la baja de las pensiones, son exponentes claros de la política antisocial de un gobierno al que hay que cambiar.

El PP en estos cuatro años ha limitado y reducido los servicios públicos, ha restringido y a veces impedido el acceso de los jóvenes a la universidad, ha suprimido becas, comedores, recursos para la educación, y ha convertido la enseñanza pública en un campo de batalla para imponer conductas y credos religiosos conservadores.

Un sectarismo ideológico puesto de manifiesto en la aprobación de la LOMCE en solitario, para privilegiar a la iniciativa privada y para aumentar el conflicto político con las Comunidades Autónomas, que tanto gusta a la extrema derecha.

Si en la Educación ha hecho esto, en la Sanidad tampoco ha perdido el tiempo.

Privatizaciones, cierres de Centros de Atención Sanitaria y reducción de recursos económicos, han sido sus principales actuaciones.

Al estar transferido buena parte de estos servicios públicos a las Comunidades Autónomas, cuando ha visto peligrar estos objetivos, el PP no ha dudado en desarrollar una recentralización estatal mediante leyes de base, con el fin de imponer sus políticas.

Para que todo le cuadrase al PP en su política antisocial y de recortes, ha usado el techo de gasto y la imposibilidad de acudir al déficit público, como herramientas de bloqueo hacia otras administraciones con sensibilidades sociales y prioridades ciudadanas diferentes.

El PP ha roto los puentes y el dialogo con casi todos.

La situación de Cataluña es fiel reflejo del daño que hace la incomunicación y la soberbia.

Una situación sobre la que vamos a tener que esforzarnos mucho para que se pueda reconducir, sabiendo que partimos de una actualidad donde la relación de Cataluña con España y de España con Cataluña no puede ser más crítica.

España lleva unos meses con subidas, mantenimientos y bajadas en diversas variables económicas, pero por encima de datos puntuales y estacionales, los desempleados son casi los mismos -si atendemos a las altas en cotizaciones a la seguridad social y si de ellas quitamos los que están de alta varias veces con contratos de pocas horas-, la tan cacareada recuperación económica no se ve por ningún lado.

Las pensiones en España hoy se pagan echando mano del fondo de reserva, un fondo que empieza a temblar por la gran cantidad de dinero que de él se ha sacado en tan poco tiempo.

La situación económica española es de un trasvase neto de recursos públicos a privados, de una reducción de patrimonio público, de una reducción de recursos productivos y de una reducción de recursos familiares.

Reducciones y trasvases que han engordado los capitales especulativos y que han alimentado su deslocalización.

El PP en el capítulo de derechos y libertades tampoco se han privado de nada.

La reforma del Código Penal, la Ley de Seguridad Ciudadana o la Reforma de la Ley del Aborto, son brillantes perlas de una derecha rancia. La reforma de la Ley del Tribunal Constitucional para dejar a un lado la política y convertir al Tribunal en policía de intervención inmediata, da buena cuenta de la calidad de la democracia que atesora el Partido Popular.

En relación con la crisis migratoria y humanitaria de centenares de miles de refugiados que escapan de la guerra y llegan hasta la Unión Europea, la respuesta del Gobierno de Rajoy durante mucho tiempo, y hasta que se ha visto desbordado, ha sido la de mirar hacia otro lado y la de retrasar cualquier implicación de acogida.

El “Presidente del Plasma”, el que cuando le preguntan sobre quién tiene la condición de español no sabe que contestar, el que no habla con nadie, el que da la callada por respuesta, necesita, sobre todo porque lo necesitamos todos y todas las demás, un relevo.

De nuevo, una vez más, a la izquierda y muy especialmente al PSOE, nos toca ofrecernos a la ciudadanía, a la mayoría de la población para proponerles que juntos arreglemos buena parte de todo lo que se ha roto.

69ec1068bda0ffbfc2c79fc13c8fe651

Para proponerles que con su apoyo podamos formar gobierno, y que con ese gobierno, en primer lugar, recuperemos parte de lo perdido y además mejoremos en todo lo que sea posible.

España necesita una reforma Constitucional, que federalice las Comunidades Autónomas, que resuelva las competencias de cada cual, que ajuste la financiación, que elimine las fuertes tensiones territoriales en curso o al acecho.

España necesita una recuperación económica en términos sociales y de igualdad.

Necesita un reparto más justo de la riqueza.

Necesita derogar la reforma laboral y hacer un nuevo Estatuto del Trabajador.

Necesita aumentar la inversión educativa y de ciencia alcanzando el 7% del Producto Interior Bruto.

Necesita modernizar la formación profesional.

España necesita hacer frente a la violencia que se ejerce contra la mujer y que constituye una de las principales causas de vulneración de los derechos fundamentales y de las libertades públicas.

La continuidad del Partido Popular agravaría estas necesidades y de ahí nuestro reto por convencer a una mayoría de que los Socialistas somos la alternativa.

Todos y todas somos conscientes de que el campo de las opciones políticas se ha fragmentado, han aumentado las ofertas, hay más competencia.

Las dos últimas citas electorales así lo han confirmado.

Los Socialistas venimos de un periodo en el que el contenido de nuestra política provocó descontento en buena parte de quienes nos votaban, por ello estamos atravesando este periodo tratando de conseguir una progresiva recuperación.

En España más de diecisiete millones y medio de españoles y españolas, tienen alcaldes socialistas, más de veinte millones viven en Comunidades presididas por Socialistas.

Hoy gobernamos en siete Comunidades Autónomas, formamos gobierno en dos más y compartimos responsabilidades de gobierno en muchas administraciones locales y territoriales.

Hace un año hicimos la renovación de equipos y liderazgos, en España, en Euskadi y en Álava.

Llevamos dos años sin descanso, actualizando nuestra política, lo empezamos en la Conferencia y lo estamos continuando cada día.

En Euskadi somos protagonistas en la estabilidad política, en la convivencia y en la eficacia y utilidad de la política.

La política fiscal, la aprobación de los presupuestos, las políticas de empleo, todas ellas llevan nuestro sello.

La defensa de los servicios públicos también lo llevan, primero parando los pies al PNV y a Urkullu en su intento de recortarlos, después dotándoles de más recursos en los presupuestos para asegurar sus prestaciones.

Otro tanto hemos hecho en la iniciativa legislativa, con la Ley Municipal o ahora con La ley de Territorios Históricos, pretendiendo avanzar en la igualdad entre ciudadanos vivan donde vivan o en la eficaz utilización de los recursos públicos.

Estabilidad, convivencia, eficacia y utilidad, que hemos apuntalado en Álava con gobiernos compartidos y con acuerdos para la gobernabilidad, que todavía están en fase de rodaje, que tendrán mayor expresión con los presupuestos y que ya nos están proporcionando un espacio de contactos, relaciones y representación socialista en el Territorio Histórico de Álava.

Todo este trabajo ahora lo vamos a tener que intensificar para responder ante una campaña electoral que queremos que sea de cambio, y que ese cambio haga de nuestro Secretario General -Pedro Sánchez- el próximo Presidente de Gobierno.

Para lograr este objetivo, la Comisión Ejecutiva de Álava os propone el apoyo a las candidaturas que en su nombre, y tras las reuniones y propuestas de las Agrupaciones, os voy a presentar.

En primer lugar, la Candidatura al Congreso.

Una candidatura que la componen:

  1. Javier Lasarte
  2. Nora Igartua
  3. Jon Nogales
  4. Mª Teresa Rodríguez Barahona

Y como suplentes:

  1. Dani Senderos
  2. Laura del Cura
  3. Roberto González
  4. Loli Muriel
  5. Alberto Alonso
  6. Maialen Esnal

En segundo lugar, la Candidatura al Senado estaría compuesta por:

  1. Julia Liberal
  2. Mikel Unzalu
  3. Aroa Jilete

Y como suplentes:

  1. Roberto Díaz y Eva Aisa ‒Suplentes de Julia Liberal‒.
  2. Miriam Garrido y Natxo Sáenz ‒Suplentes de Mikel Unzalu‒.
  3. Borja Rodríguez y Julia Rivas ‒Suplentes de Aroa Jilete‒.

FotorCreated3

En estas candidaturas se combina experiencia política en instituciones y oportunidad política para ir adquiriendo esa experiencia.

Hombres y mujeres con dilatada militancia con relación a su edad.

Jóvenes de edad y jóvenes de espíritu.

Pasión por la igualdad.

Experiencia en el campo de la Administración Publica y en el de la empresa privada.

Reconocimiento al trabajo y a la entrega.

Mezcla de la riqueza plural de los idiomas y la cultura vasca desde distintos enfoques.

Representación socialista del conjunto del Territorio Histórico de Álava.

Y ganas, muchas ganas, de trabajar para que Pedro Sánchez sea el próximo inquilino de la Moncloa.

Quiero agradecer la disponibilidad de quienes conformáis las candidaturas y pido el apoyo del Comité Provincial para estos compañeros y compañeras.

Nada más, muchas gracias.