El empleo es mucho más que el derecho al trabajo. Por supuesto es mucho más que una ocupación.

El empleo es el medio para lograr una autonomía económica que permita a las personas realizar un proyecto de vida.

El empleo es una herramienta que acerca a las personas a valerse por sí mismas ante los avatares de la vida.

El empleo es dignidad.

El empleo es un buen termómetro de justicia social.

El empleo es uno de los grandes instrumentos de una ciudadanía que quiere caminar por escenarios de igualdad.

Hoy, en vísperas de la celebración del primero de mayo, y en vísperas de las elecciones municipales y forales, hablar de empleo es obligado.

Para los socialistas es obligado por convicción y también por compromiso.

Por convicción, porque el empleo genera libertad.

Por compromiso, porque desde nuestra visión, la política es el procedimiento para transformar una sociedad que carece de muchos valores colectivos y sociales.

numero total

Los socialistas estamos en política precisamente para eso; para apuntalar, defender, crear y recuperar esos valores colectivos y sociales.

Pero el empleo no es una actividad abstracta o servicial, y mucho menos un acto de esclavitud, como quiere la derecha.

No es una actividad despojada de derechos.

El empleo, el que defendemos los socialistas, y el que queremos ayudar a mantener y crear los socialistas desde las instituciones locales y forales, es un empleo con jornada limitada, con salarios razonables, con derechos sociales y con cobertura desde la negociación colectiva.

El empleo que defendemos los socialistas es un empleo cargado de dialogo social, de responsabilidad social compartida.

Y hoy todo esto está cuestionado o directamente patas arriba.

Así ha transcurrido este tiempo. Las derechas contra los derechos.

Así hemos llegado hasta aquí y ahora toca cambiarlo.

Por eso hoy, en esta situación, es necesaria una nueva regulación laboral, y por eso el Partido Socialista se ha comprometido con que su primera medida en el gobierno sea la derogación de la reforma laboral, pero además ha presentado su propuesta de un nuevo Estatuto de los Trabajadores.

Sin título

Un Estatuto que contemple una nueva carta de derechos, que proteja a los trabajadores de la precariedad laboral dando dignidad a su actividad, un Estatuto de los Trabajadores que recupere la fuerza de la negociación colectiva, donde se contemple el aumento del salario mínimo interprofesional, que fije como base de la competitividad empresarial, la productividad y no en la bajada de salarios y pérdida de derechos.

En el Territorio Histórico de Álava hay muchos trabajadores y trabajadoras que únicamente cobran el SMI. Es decir: 648 euros. Con este dinero tienen que vivir, pagar la casa y las facturas del gas o la electricidad.

De esta manera no se sale de la crisis. Los trabajadores pobres que hoy vuelven a existir en Álava, la necesidad de emigrar para poder vivir dignamente, son una realidad que parecía olvidada. Una realidad que pensábamos que formaba parte de una de las épocas más negras de la historia de este país y que nunca podría repetirse.

No podemos consentir la existencia de trabajadores pobres. Y no lo podemos consentir no únicamente por la injusticia social que supone, sino también por eficiencia económica.

Si las personas no tienen trabajo, no tienen seguridad en él o no consiguen con su trabajo una vida digna, no puede haber consumo ni demanda interna y, precisamente por ello, con esas premisas nunca crecerá el empleo.

El empleo se genera por necesidad de producción, no por incentivos a la contratación o por la flexibilidad del mercdesempleadosado laboral.

En el Territorio Histórico de Álava tenemos el siguiente panorama:

  • En el primer trimestre de 2015, el 23% de los asalariados tenían un contrato temporal (20% en 2011), de estos contratos el 54% eran de una duración inferior a los tres meses (51% en 2011). Y el 67% de los trabajadores con contratos inferiores a tres meses tienen menos de 35 años.
  • Los contratos a tiempo parcial han aumentado, de un 16% en 2011 a un 23% en 2015. Donde antes había un contrato de 8 horas, ahora hay dos de cuatro. Y el 77% de los trabajadores a tiempo parcial son mujeres.

El Partido Popular de Álava ha defendido las reformas de Rajoy frente a las peticiones de la mayoría de la Cámara Foral.

Ha dicho no a la introducción de cláusulas sociales en las contrataciones públicas.

Ha dicho no a medidas acordadas en la ponencia de reactivación económica y empleo, y lo más sangrante ha sido la paralización de la puesta en marcha de medidas concretas para generar empleo y dar estabilidad a los sectores de la economía que trabajan con mayor precariedad, como es el tejido asociativo.

Todo esto lo ha hecho mientras se le llenaba la boca diciendo que le sobraba dinero en el presupuesto, concretamente 9,5 millones de euros.

Los socialistas consideramos que a ningún gobierno decente le pueden sobrar recursos mientras haya miles de familias sin empleo y pasando necesidades.

Ningún gobierno decente puede dejar a su suerte a la ciudadanía.

Ningún gobierno decente puede mirar a otro lado cuando la pobreza y las desigualdades se instalan en la sociedad que gobierna.

Nadie puede hacer magia para generar empleo, pero sí puede trabajar e invertir para conseguirlo. Por eso los socialistas hemos planteado medidas concretas para mantener el empleo, mejorar las condiciones laborales y buscar nuevos sectores de generación de puestos de trabajo.

Hay mucho por hacer en el Territorio Histórico. Un territorio donde el Partido Popular ha preferido ahorrar recursos públicos antes que ponerlos a disposición del empleo.

Un territorio donde el PP ha contribuido directamente a la destrucción de empleo en el tercer sector, un sector al que ha recortado recursos hasta machacar a buena parte de él.

Un territorio donde la falta de inversión pública ha contribuido a que se presenten ERES, se cierren empresas y que cientos de autónomos y PYMES hayan tenido que bajar la persiana de sus pequeños comercios.

Un territorio donde el empleo no ha sido la prioridad ni del Diputado General de Álava ni del Alcalde de Vitoria-Gasteiz.

Un territorio que, por culpa del Partido Popular, ha encabezado todas las listas de número de parados registrados en los últimos años.

Ante este panorama, en el que hoy nos encontramos, donde hay familias con todos sus miembros en paro, donde los jóvenes no tienen ofertas de empleo, donde otro tanto ocurre con las mujeres, con los colectivos de desempleado menos formados. Ante este panorama, donde la hora de trabajo se oferta en ocasiones a menos de tres euros, donde las jornadas son interminables y, a veces parte de ellas gratis, donde los contratos son de bajísima calidad, los socialistas queremos que nuestro programa sea un compromiso con el empleo estable, de calidad y con derechos.

Los socialistas haremos, cuando lleguemos al gobierno de la Diputación Foral de Álava, del empleo nuestra prioridad.

INTERVENCIÓN DE PEIO LÓPEZ DE MUNAIN

Hay que mantener el empleo que tenemos, por eso quiero plantear un acuerdo amplio para elaborar un Plan Estratégico de Desarrollo y potenciación de los sectores productivos tractores de nuestra economía, con continuidad en el tiempo.

Un plan donde se recojan nuestras medidas para el impulso del sector automovilístico, logístico, energético, vinícola, de máquina herramienta, del tubo o del vidrio.

Sectores que ya nos sitúan en el ámbito internacional, pero que debemos cuidar y potenciar a través de diferentes eventos internacionales.

Sectores y empresas que ya disponen de un reconocimiento internacional.

Un Plan Estratégico que tenga dos objetivos: promocionar las empresas y también el Territorio.

Un Plan Estratégico que establezca una simbiosis entre lo público y lo privado y donde el Territorio Histórico de Álava salga beneficiado.

Quiero hacer de Vitoria-Gasteiz la Capital del Vino de calidad.

Quiero hacer del Territorio Histórico de Álava un escaparate de la tecnología y la innovación en energías renovables; en materia de ahorro energético en el sector de la logística, de la automoción o del vidrio.

Quiero generar empleo y que las instituciones públicas se pongan al servicio de la ciudadanía alavesa.

Y lo quiero hacer aumentando con ese empleo la dignidad de las personas a través de la inversión en la Ley de Dependencia, en la atención a las personas dependientes. Cada euro invertido en política social revierte en empleo, en riqueza y en recursos públicos. Por eso quiero aumentar las horas del Servicio de Atención a la Dependencia e impulsar la figura del asistente personal.

Quiero crear empleo a través de la potenciación de las energías renovables y de inversiones en eficiencia energética de edificios.

Quiero crear empleo dando estabilidad a las asociaciones, asociaciones que sustituyen a la Administración donde esta no llega. Homologando su actividad a través de la evaluación de sus objetivos y dando estabilidad a los recursos públicos que a ellas se dedican. Introduciendo clausulas sociales en las contrataciones públicas.

Quiero apoyar a los autónomos que han perdido sus negocios como consecuencia de la crisis, dándoles una nueva oportunidad, evitando el embargo total de sus ingresos, negociando sus deudas para evitar la economía sumergida y asegurar el pago de esas deudas. No quiero que los autónomos, por el mero hecho de arriesgarse en su vida, puedan perderlo todo y arruinarse.

Quiero implantar un servicio centralizado de emprendimiento y gestión empresarial en colaboración con los Ayuntamientos del Territorio Histórico y con el Gobierno Vasco para agilizar los trámites y los tiempos de constitución de empresas.

Quiero que el Territorio Histórico de Álava genere actividad económica y riqueza, quiero aumentar sus potencialidades y, para ello, en el nuevo Gobierno Foral me comprometo a defender sus intereses, a pelear y defender las inversiones en Álava, tanto del Gobierno Vasco como del Gobierno de España.

Quiero recuperar el H24 en Foronda, acelerar las inversiones en el TAV, convertir el Territorio Histórico de Álava en el Centro Logístico del Eje Trasatlántico, porque la logística es otro de los sectores motores de la economía alavesa, lo es y lo puede seguir siendo con más potencia.

Quiero todo esto, y por ello vamos a trabajar todos los socialistas, para que esta legislatura perdida dé paso a una nueva en la que el empleo sea la prioridad política de la Diputación Foral de Álava.

Quiero y me comprometo hacer del empleo mi prioridad en el gobierno de la Diputación Foral de Álava.

PARA +INFO… PINCHA AQUI

IMG_2672