Buenos días, gracias por atender la invitación de este encuentro, de esta asamblea abierta con la Secretaria Federal de Empleo: María Luz Rodríguez Fernández.

Un encuentro en forma de asamblea porque, siguiendo su esencia, busca el intercambio de ideas y propuestas.

Una asamblea que trata del empleo y de la negociación colectiva porque constituyen el problema principal de la ciudadanía.

11263052_1590754057833236_5082762253282571224_n

Una asamblea sobre empleo y negociación colectiva porque, por mi parte, como candidata a Diputada General Álava es mi máxima preocupación y por ello mi prioridad política en los próximos cuatro años.

Empleo y negociación colectiva son dos partes de una misma cosa. Son dos expresiones que contribuyen a la libertad, a la igualdad y a la dignidad.

Simone de Beauvoir señaló que mediante el trabajo ha sido como la mujer ha podido franquear la distancia que le separa del hombre y, añadió, el trabajo es lo único que puede garantizar una libertad completa.

Hoy, en cierto modo, se ha producido un camino inverso. Existen demasiadas situaciones en las que el trabajo conduce más a una cierta esclavitud que a una cierta libertad.

Para revertir esta situación, empleo y negociación colectiva, asociadas, unidas, son decisivas para la libertad, la igualdad y la dignidad, y es por lo que hoy están siendo duramente atacadas y castigadas por la especulación, por la derecha y, muy especialmente, por el Partido Popular.

En el Territorio Histórico de Álava, en el marco de estas elecciones municipales y forales, yo afirmo que se puede hacer mucho por el empleo y me comprometo con él.10419553_10205335240032921_4232624448254341669_n

Con el empleo de calidad, con el empleo con derechos.

En el contrato que los socialistas estamos presentando ante la ciudadanía, la reactivación económica y el empleo dejan de ser un “eslogan” para convertirse en un conjunto de medidas tan necesarias como posibles.

La Diputación Foral Álava dispone de recursos para crear y ayudar a crear empleo, en el sector público y en el sector privado.

Como bien sabéis, Álava tiene hoy más de 27.000 desempleados. Casi 6.000 personas paradas más que cuando llegó el Partido Popular al Gobierno de la Diputación Foral de Álava

Una cifra y una evolución de paro que nos hacer ser líderes en España de esta tragedia.

Una cifra que contrasta con dos hechos insólitos: el Gobierno Foral del Partido Popular ha terminado 2014 con 10 millones de superávit y sin presupuestos para 2015.

Una cifra de desempleados que se ha conseguido reduciendo inversiones, recortando en servicios públicos, y no ofertando empleo público en los servicios de la administración.

En estos días, y en ese afán por hacer titulares de prensa, hemos visto al Diputado General saliente prometer ofertas públicas de empleo y la mejora de las condiciones de trabajo de los funcionarios.

Yo le cojo la palabra y, porque se la cojo, afirmo que si bien al Partido Popular hay que mandarle a la oposición, al señor De Andrés hay que enviarlo a su casa, porque no hay mayor y mejor demostración de incapacidad para gobernar que no hacer cuando te toca y prometer cuando empiezas a verte fuera.

Las promesas del PP en materia de empleo y negociación colectiva pasan de ser bromas de mal gusto a burlas intolerables.

El PP, después de haber destrozado las oportunidades de empleo, de haber impedido las ofertas de empleo público, de haber machacado la duración y retribución de los contratos, y después de desmantelar la negociación colectiva, desde su mayoría absoluta, lo que le confiere toda la responsabilidad en esta materia, ahora pretende burlarse de la ciudadanía con esa perversa ironía de la recuperación.

Vosotros y vosotras sabéis más de empleo, de derechos laborales y sindicales y de negociación colectiva que nadie.

Sabéis, practicáis y defendéis la dignidad de los trabajadores en circunstancias muy adversas, donde la derecha estimula la insolidaridad y la desconfianza en el sindicalismo.

Y esto ya nos lleva a una primera conclusión.

La derecha y el empleo son incompatibles, la derecha y el empleo de calidad son irreconciliables, la derecha y los derechos se repelen.

Por eso, hoy no hay mayor y mejor contribución a la creación de empleo y al rescate de derechos laborales, que reducir la fuerza de la derecha apostando por la única izquierda que a lo largo de la historia sí ha sabido crear empleo y derechos.

Pero yo no quiero quedarme sólo en reflexiones y consideraciones.

La política es política cuando contribuye a responder y resolver los problemas de las personas, partiendo del interés general. Y el interés general sólo se construye con los valores de la igualdad, de la solidaridad y de la justicia social.

Con valores que los socialistas alaveses hemos recogido en el contrato que estamos proponiendo a la ciudadanía.

En nuestro contrato programa, que no es para nosotros sino para vosotros y vosotras, señalamos dónde se puede crear empleo en el Territorio Histórico de Álava inmediatamente.

Porque hay recursos, hay necesidades y hay desempleados a la espera.

Álava lleva años sin reponer empleados en las instituciones. Ahí está el empleo.

Álava lleva años sin desarrollar la Ley de Dependencia, más bien ha pasado a restringirla, cuando a través de la figura del asistente o del cuidador se pueden generar muchos empleos.

Igualmente ocurre con los empleos del Servicio de Ayuda a Domicilio, que se han recortado.

Recortes que han alcanzado de lleno a muchas asociaciones de atención sociosanitaria y socioeducativa, que han tenido que prescindir de personal que hay que recuperar.

Otro tanto pasa con el mantenimiento y mejora de las carreteras, que se ha abandonado.

O con el mantenimiento de polígonos industriales, que se caen a pedazos.

Antes del PP teníamos seis veces más plantilla en el Aeropuerto de Foronda.

Empleo hay y mucho en el desarrollo de las energías renovables que debemos ubicar en Álava.

Hay empleo si se ayuda a las empresas a llegar a más mercados con la exportación.

Hay empleo si se apuesta por la promoción de productos, de eventos, que atraigan visitantes.

Hay empleo si se ayuda a que los autónomos tengan una nueva oportunidad para continuar con su actividad.

Hay empleo si se ayuda a los emprendedores a que inicien su actividad.

Y hay dinero, hay recursos, y si se quiere, y yo quiero, se pueden conseguir muchos más.

Hay dinero en el superávit, en los presupuestos no aprobados y no gastados, hay dinero en el fraude fiscal si se cuantifica y se proponen objetivos.

Hay dinero y la derecha lo sabe.

Por eso el PP lleva tiempo ofreciendo bajar los impuestos en el Territorio Histórico.

Conmigo no habrá bajada de impuestos, habrá inversiones, redistribución, oportunidades.

En una economía de libre mercado, recorrida por desigualdades, yo quiero que el peso de lo público sirva como regulador y compensador frente a esas diferencias y para eso hay que fortalecerlo, en vez de reducirlo como quieren las derechas. Quiero gobernar para la mayoría de la sociedad alavesa, no para una minoría como hace el Partido Popular.

Y también quiero que el sindicalismo tenga su sitio, su espacio, porque sin él, enfrentarse a las desigualdades será más difícil y tendremos un peor resultado.

Nada más, muchas gracias.