He esperado para escribir estas últimas líneas en este diario de campaña donde todos los días he ido plasmando mis reflexiones, nuestras convicciones, vuestras inquietudes, vuestras propuestas, vuestras recomendaciones… todo lo que hemos compartido, todo lo que hemos reunido en los diversos encuentros amigables, sinceros, socialistas que hemos mantenido juntos durante todo el proceso de la campaña.

He recibido, desde la noche en que decidisteis que os liderase en este nuevo tiempo de cambio en el Partido Socialista de Álava, una infinidad de muestras de cariño, apoyo y solidaridad. Y también mucho ánimo y suerte.

1

Por todo ello, solo quiero deciros: ¡¡GRACIAS, MUCHAS GRACIAS!!

Porque el verdadero socialismo alavés se sustenta en un grupo de personas con afectos y complicidades, sin cuentas pendientes ni “batallitas” sin sentido. Porque somos un partido de socialistas unidos y reunidos para defender sus ideas, para garantizar lo conseguido en derechos sociales y para que el Territorio Histórico de Álava no se quede parado. Que no sea una imagen en diferido como desea el Partido Popular o una estampita soberanista queriendo nacionalizarnos, tensionando nuestra pluralidad social y política, como pretenden el PNV y EHBildu.

¡¡Suerte y ánimo!! Os he oído como me decíais muchas veces.

La suerte del socialismo en Álava no depende de unas personas concretas, de unas Secretarías o del resultado de unas primarias. La suerte del socialismo se juega en la sociedad, en las calles de nuestras ciudades y pueblos, en los barrios donde vivimos, compramos y desarrollamos nuestros proyectos de vida.

La suerte del socialismo nos tiene que tocar trabajando con las asociaciones, confrontando con la derecha, dejando en evidencia las falsas prioridades de los nacionalistas, enderezando la economía y creando empleo. De manera constante, día a día y desde allí donde a cada uno de nosotros nos toque trabajar.

¡¡Ánimo!! Porque queda mucho por hacer.

¡¡Ánimo!! Porque el socialismo alavés es un trabajo de todos, con generosidad y pasión, pero también con trabajo de todos y todas los que un día nos afiliamos a esta organización.

¡¡Ánimo!! Porque queda mucho por hacer y necesitamos el concurso, el reencuentro y la inteligencia de todos los compañeros y compañeras del PSE-EE de Álava, para que no solo hable del pasado sino que seamos actores y protagonistas del futuro.

Salud y Libertad… El socialismo otra vez en marcha.