Los socialistas alaveses celebramos el primer acto de campaña electoral desde el fallecimiento de nuestro compañero y amigo Alfredo Pérez Rubalcaba.

Son momentos duros, estamos tristes, pero también orgullosos. Orgullosos de haber contado en nuestro partido con un hombre de su valía personal y política.

Un hombre dedicado en cuerpo y alma a la política en su sentido más noble, es decir, a mejorar la vida de las personas y a construir una sociedad más justa, mejor.

Muchos de los hitos sociales y políticos de este país llevan su impronta.

Los vascos lo sabemos bien.

Gracias Alfredo

Gracias por estar con nosotros en los momentos más duros.

Gracias Alfredo por luchar codo a codo con los socialistas 
vascos para derrotar el terrorismo de ETA.

Gracias Alfredo por hacernos más libres.

Tu ejemplo nos da fuerza para afrontar con ilusión y decisión la triple cita electoral del 26 de mayo.

Ilusión por exponer nuestras ideas y reforzar la confianza de los ciudadanos para liderar desde la izquierda la Diputación Foral y los diversos Ayuntamientos de Álava.

Y decisión firme de gobernar para mejorar la vida de alavesas y alaveses.

Hace dos semanas una mayoría socialista llenó las urnas de votos para hacer presidente a Pedro Sánchez, y dentro de dos semanas tendremos la oportunidad de revalidar este proyecto de progreso en Rivabellosa, en Álava y en Europa.

Para los socialistas alaveses los resultados de las elecciones generales son un estímulo enorme. 39.722 alavesas y alaveses nos dieron su apoyo para consolidar un Gobierno de progreso en España.

Gracias a todos y todas por vuestra confianza.

Hoy os quiero pedir que vuelvan a votar socialista, que vuelvan a confiar en la fuerza referencia de la izquierda y que convenzan a familiares y amigos a que lo hagan también.

Los 39.722 votos a la candidatura socialista del 28 de abril fueron decisivos para que Pedro Sánchez lidere España, y ahora tienen que ser decisivos para liderar Vitoria-Gasteiz, Álava y Europa.

Para que Ribera baja vuelva a tener una alcaldesa socialista en la persona de Eva Aisa Andino, para que Rivabellosa salga de la parálisis de los últimos cuatro años y recupere la senda del progreso.

Eva representa lo mejor del municipalismo y el socialismo: compromiso por mejorar la vida de sus convecinos y convecinas con más y mejores servicios, sensibilidad hacia quienes más lo necesitan, cercanía.

Quienes aquí vivís tenéis suerte de tener a Eva como candidata y futura alcaldesa.

Como Eva bien ha recordado, los gobiernos socialistas en Rivabellosa hicieron realidad proyectos gracias a la acción del partido socialista en la Diputación Foral de Álava que daba estabilidad negociando presupuestos y en el gobierno socialista de España con avances sociales claves para la localidad (Centro de Salud, Centro de Día, Guardería, el frontón de Manzanos, el Centro Social de Manzanos, viviendas públicas, etc.).

Y queremos volver a hacerlo.

Llevo meses diciendo que es tiempo de mujeres, 
y al igual que Eva quiere ser alcaldesa de Ribera Baja, 
yo quiero ser la primera Diputada General de Álava.

Y no sólo porque es tiempo de mujeres, también porque es el tiempo de la izquierda que lidera, de socialismo.

Y sobre todo porque es tiempo de devolver a la ciudadanía lo que perdió durante años de crisis y gobiernos conservadores con más recursos para atender a las personas dependientes, más y mejor empleo, más inversión pública en carreteras…

Como muchos ciudadanos y ciudadanas saben los socialistas hemos gobernado durante los últimos cuatro años Álava en coalición y hemos dado un impulso evidente a todas estas materias.

Mi compañero y candidato por la circunscripción de Tierras Esparsas, Josu López Ubierna, ha recordado buena parte de las políticas y proyectos llevados a cabo durante esta legislatura.


Ahora queremos dar un paso más y liderar la Diputación Foral de Álava.

Y lo queremos hacer para reforzar y ampliar estas políticas progresistas: para seguir convocando ofertas de empleo público, para destinar más recursos a atender a las personas dependientes, para reforzar las políticas de apoyo a la industria y al comercio local, para consolidar Álava como destino turístico.

En definitiva, los socialistas queremos liderar las instituciones alavesas para hacer políticas a favor de la mayoría social y con la convicción de que presentamos a las alavesas y alaveses el mejor proyecto para crecer, sí, pero sin dejar nadie atrás, y hacerlo sobre los pilares de la convivencia, el acuerdo, la solidaridad y la justicia social.

Pedimos el voto de las alavesas y alaveses para hacerlo posible.

Y también con la seguridad de que la coordinación de las políticas locales y forales, y las políticas de España y Europa es clave para avanzar: para crear más empleo y de más calidad en Álava, para modernizar nuestras infraestructuras, para garantizar la depuración de aguas, para corregir los peligros del cambio climático, para reciclar, etc.

Compartir orientación y objetivos políticos y tener una fluida relación y complicidad en los diferentes niveles institucionales facilita el impulso de proyectos locales apreciados y demandados por la ciudadanía.

Porque muchos de estos proyectos, muchas de esas políticas dependen de las decisiones, programas y recursos económicos del Gobierno de España y de la Unión Europea.

Creo que todos y todas ya lo sabemos porque lo hemos vivido. No son lo mismo gobiernos de derechas que gobiernos de izquierda. No es lo mismo ni en Rivabellosa, ni en Vitoria-Gasteiz, ni en Álava ni en Europa.

  • No son lo mismo gobiernos cercanos a la mayoría social que gobiernos cercanos a la minoría de poderosos.

  • No es lo mismo el que miente y crispa, que el construye y une.

  • No es lo mismo dividir por la identidad, que convivir con igualdad.

  • No es lo mismo que la extrema derecha llegue a las instituciones locales y a la Unión Europea, que mantenerla al margen de ellas.

  • No es lo mismo un nacionalista excluyente que un socialista incluyente.

La ciudadanía alavesa, muy consciente de esta realidad, ha puesto a cada cual en su sitio hace pocos días y, aunque algunos se han apresurado a cambiarse el maquillaje y el traje, carecen de credibilidad.

La derecha, aquella que coquetea con la ultraderecha, seguirá siendo derecha extrema aunque se vista de seda.

  • Quiero una Diputación Foral a pleno rendimiento, que dedique todos sus esfuerzos y recursos a atender las necesidades de alavesas y alaveses, que funcione sin ser bloqueada por quienes utilizan su voto para negar acuerdos y presupuestos que benefician a una mayoría social.

  • Quiero y pido una mayoría reforzada para que las demandas sociales tengan respuesta.

  • Quiero que Álava, que todos sus pueblos dispongan de una calidad de vida similar.

  • Quiero que los Gobiernos velen por el interés general.

  • Que la economía, la riqueza se reparta mejor.

  • Quiero que las personas más desfavorecidas en cualquier ámbito social sientan que sus oportunidades aumentan.

  • Quiero lo que tú quieres.

  • Quiero que todos vivamos mejor.

  • Quiero que lo hagamos juntos.

Dos semanas nos separan de una ilusión, de un objetivo, de una necesidad: que la mayoría social encuentre correspondencia en todos los gobiernos, en todos los liderazgos y en todas las políticas públicas.

Esto es hoy más posible que nunca, está al alcance de tu mano, basta con repetir tu voto y con animar alguno más.

Date el gusto de que lidere la izquierda.

Atrévete que sea mujer.