Hoy, 25 de noviembre, es el Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres. Por ello mismo, lo primero que debemos hacer es un llamamiento a la ciudadanía para que acuda a todos los actos organizados con motivo de dicha efeméride, allí donde se encuentre.

En Euskadi, entre enero y octubre de 2014, se han registrado 3.858 denuncias por violencia de género, un centenar más que en 2013; y aunque la denuncia personal es el único camino para acabar con esta lacra… el apoyo institucional, económico y social son fundamentales para su consecución.

El próximo 28 de diciembre se cumplirán diez años de la aprobación por el Pleno del Congreso de los Diputados de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. La popularmente conocida como “Ley Integral” supuso un revulsivo respecto a la violencia de género en todos sus aspectos y se ha consolidado como modelo internacional.

Sin embargo, hoy más que nunca, se hace necesario redoblar los esfuerzos contra la violencia de género, volver a colocarla como prioridad política y exigir que se restituya el sistema de protección para las mujeres víctimas, así como asignarle todos los recursos y medidas que se han ido desmantelando en los últimos años. Entre dichas medidas, es fundamental en Euskadi recuperar la “ventanilla única” de atención a las víctimas de violencia de género, para que las mujeres que buscan apoyo en las instituciones no reciban una respuesta diferente en función del Departamento al que se dirijan.

Por todo ello, es oportuno en el día de hoy redoblar nuestro compromiso con las víctimas y declarar la tolerancia cero a los maltratadores.