Nos reunimos un año más los compañeros y compañeras de Álava para celebrar la Fiesta de las Agrupaciones.

Un encuentro con una emotiva ausencia, la de nuestra compañera Aura Pintos fallecida hace unos días.

Quienes la hemos conocido y tratado solo podemos decir cosas buenas de ella, siempre con su sonrisa cautivadora, con su amable conversación y con su tenaz disposición a defender y extender los valores del socialismo.

Para ella a modo de homenaje, y para todos aquellos compañeros y compañeras que nos han dejado por las mismas circunstancias, guardemos un minuto de silencio.

Compañeros y compañeras, hoy mezclamos esta jornada, esta comida entre compañeros y compañeras, con alguna reflexión política.

Por eso, hoy también nos acompaña la Secretaria General de todos los socialistas vascos, Idoia Mendia, a quien la agradecemos su compañía y a la que en unos minutos escucharemos.

Compañeros y compañeras, la situación económica, social y política, no sé si puede ser peor, pero sí sé que es mala, muy mala.

La recuperación económica se ha quedado en pura propaganda. Los datos que maneja el Gobierno están trucados. Los nuevos empleos son más inestables, más cortos y peor pagados. Los nuevos cotizantes lo hacen por salarios muy pequeños. Todo esto explica que el comercio, el consumo, los servicios, la demanda interna, se haya hundido aún más si cabe.

Necesitamos otra política económica y otro reparto de la riqueza y los socialistas no vamos a ceder en el intento.

OLYMPUS DIGITAL CAMERACompañeros y compañeras la política no está bien, lo vemos todos los días, pero la política sigue siendo el único instrumento de organización y de participación colectiva de la sociedad.

La sociedad necesita la política y también los partidos políticos. Sin política y sin partidos no hay forma de resolver conflictos, problemas, necesidades, aspiraciones de la propia sociedad.

En Álava hay claros ejemplos de lo que estoy diciendo.

Porque en un momento de cierta debilidad de la política por la persistencia y efectos de la crisis, por los casos de corrupción ligados a la política, algunos aunque sea a trancas y barrancas siguen haciendo de las suyas, y hoy nos tienen estrangulado el aeropuerto de foronda, nos amenazan con reabrir Garoña, nos amenazan con recortar más las políticas sociales, nos tratan de enfrentar a unos ciudadanos con otros con soflamas racistas y xenófobas, o pretenden reducir al mínimo la participación pública en la distribución de la economía haciendo gala de que les sobran recursos públicos y exhibiendo posibles bajadas de impuestos.

Esto hace la derecha, esto hace el Alcalde de Vitoria y el Diputado General, esto hace el PP y, sorprendentemente, esto cuenta unas veces con la complicidad del PNV y otras con la de Bildu. Dos fuerzas políticas que en no pocas ocasiones apuntalan al gobierno municipal y foral, les sacan de atolladeros y les dan la estabilidad, que el PP a juicio nuestro hace mucho tiempo ha dilapidado. Y esto solo los socialistas lo podemos parar y cambiar.

Y para cambiarlo los socialistas nos tenemos que fortalecer, nos tenemos que arropar de la complicidad de la ciudadanía, y así lo estamos intentando y trabajando, con vuestro apoyo, con vuestro aliento, con vuestro compañerismo, que os quiero agradecer por lo mucho que ayuda.

La profunda renovación política que estamos desplegando en España, Euskadi y Álava tiene el horizonte de ser primero alternativa política para después ser alternativa institucional, para ser alternativa de gobierno, a las derechas y a sus satélites directos e indirectos.

Compañeros y compañeras, el socialismo, el Partido Socialista no es una novedad en la política, no es un conejo que sale de la chistera, no es una organización que nace de la oportunidad, de ahí que seamos un partido sólido, rocoso, un partido de garantía.

Cualquiera que mire la construcción del Estado Social, mayoritariamente vera al Partido Socialista, construyéndolo, apuntalándolo y defendiéndolo.

El socialismo no es el fruto de un cabreo, ni de una coyuntura socioeconómica adversa. No es un grupo de amigos, ni de compañeros de facultad. No es una sigla de última hora nutrida por ambiciones no satisfechas en otros destinos anteriores. No somos una moda ni una ola pasajera.

El socialismo es una ideología asentada, experimentada, que ha proporcionado grandes avances colectivos, una organización nacida hace 135 años para transformar una sociedad desigual, injusta, insolidaria, en otra más igualitaria, más justa y más solidaria, y la historia lleva nuestra firma en ello, como la va a llevar el futuro.

Compañeros y compañeras, las dificultades no nos arrugan. No somos corredores de ocasión, somos corredores de fondo.

En los próximos meses habrá alteraciones electorales, habrá citas electorales y las urnas hablarán. Es probable que den una relación de fuerzas diferente a la actual, pero lo que es seguro es que los problemas continuaran, las desigualdades, las injusticias y la falta de oportunidades colectivas también.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pero una cosa también es cierta, compañeros y compañeras, y es que los valores que representamos y practicamos desde el Partido Socialista de Euskadi y el Partido Socialista Obrero Español serán siendo tan necesarios y útiles como lo han sido en los 135 años que llevamos de existencia.

Los socialistas tenemos el deber de crecernos ante las dificultades; y esto mismo lo estamos haciendo desde la novedad de que seamos mujeres las que estamos hoy al frente de las responsabilidades políticas en Euskadi. En esa novedad os dejo con nuestra Secretaria General, la Secretaria General de todos los socialistas vascos, con Idoia Mendia.