Buenas tardes compañeros y compañeras.

Celebramos hoy un Comité Provincial ordinario con el objetivo principal de aprobar la liquidación de las cuentas del partido del año 2015 y la aprobación del presupuesto de 2016, pero –como es lógico y necesario– dedicaremos un tiempo al análisis político de esta coyuntura.

Una coyuntura netamente electoral porque a la inmediata cita electoral de nuevas elecciones generales le sucederá la de las elecciones autonómicas.

Empezando por la repetición de las elecciones generales quiero señalar, con toda rotundidad, que más de lo que hemos hecho, no parece posible hacer, para evitarlas, para dotar al País de un Gobierno de Cambio.

Si alguien ha arriesgado en este tiempo hemos sido los socialistas, si alguien ha dejado clara la voluntad de materializar una alternativa al PP y sus políticas hemos sido los socialistas.

Si alguien ha dado facilidades para que hubiera lugares de encuentro en las políticas hemos sido los socialistas.

Si alguien ha asumido responsabilidades hemos sido los socialistas.

Recordaré brevemente los pasos que hemos dado.

El primero lo dimos tras las elecciones, en aquel Comité Federal de 28 de diciembre, tras respetar el tiempo y momento de quien había ganado las elecciones, el PP, presentarnos como alternativa, y para ello rechazar por activa o por pasiva cualquier acuerdo o decisión que pudiera dar de nuevo el Gobierno al PP.

Así lo dijimos, así lo comprometimos ante la sociedad y así lo hemos cumplido.

El segundo paso fue ofrecer un Gobierno de Cambio cuando nos lo encargase el Rey, como así sucedió, tras la espantada de Rajoy.

El tercer paso fue tratar de sumar políticas y apoyos a ese gobierno de Cambio.

Así lo hicimos con Izquierda Unida, con Ciudadanos, y con Podemos. Y también con algunas otras fuerzas políticas como Coalición Canaria o el PNV.

Con Izquierda Unida se avanzó mucho y se estuvo muy cerca del acuerdo en contenidos políticos.

De hecho Izquierda Unida quiso jugar el papel de nexo de unión entre nosotros y Podemos, aunque finalmente se apartó de esa senda de negociación y acuerdo.

El motivo del abandono derivó de su convicción de que ya entonces, Podemos jugaba a otra cosa, y que esa cosa se llamaba nuevas elecciones.

Podemos, al día siguiente de celebrarse las elecciones, interpretó que el no haber sumado a sus candidaturas a Izquierda Unida le había restado un millón de votos, y que ese era su único objetivo como así se está demostrando.

Podemos, obsesionado con superar en votos al PSOE, solo ha buscado desde el día 21 de diciembre la repetición de las elecciones, y a ese escenario nos lleva a todos los demás.

El acuerdo con Ciudadanos, que fue apoyado por Coalición Canaria, tuvo la virtud de superar en apoyos en la Sesión de Investidura a los 123 parlamentarios del PP.

El acuerdo tenía otra virtud, era un acuerdo de mínimos, un acuerdo abierto a su mejora, a su ampliación, un acuerdo en el que se enmendaban severamente las políticas más negativas del Gobierno Rajoy. Este acuerdo de mínimos que estuvimos explicando a la ciudadanía alavesa en la calle con unos folletos informativos.

Pero no fue posible, ni en el primer debate ni en la primera votación, tampoco fue posible en la segunda sesión.

Posteriormente, en el escenario abierto hasta hoy la actitud de Podemos ha sido la de dinamitar cualquier punto de encuentro y así ha sucedido.

Podemos accedió a sentarse a una mesa a tres con Ciudadanos y con nosotros, de la que a las pocas horas se levantó bruscamente para dinamitarla, sin esperar siquiera la respuesta socialista a sus propuestas.

Estamos por tanto en tiempo de descuento para llegar a ese día D del 26 de junio.

Es la primera vez tras la recuperación de la democracia, que esto ocurre en España, y la encrucijada no puede ser mayor.

Pueden darse algunas variaciones en los resultados electorales de cada partido, pero no parece que la correlación de fuerzas vaya a modificarse en exceso.

Luego estamos predestinados a un escenario similar, que habrá que volver a gestionar, previsiblemente con los mismos actores en cada uno de los partidos.

Una situación extraña, absurda, y con un desgaste inmenso para quienes estamos representando a la ciudadanía, que repercute negativamente en la credibilidad y utilidad de la política.

Para cerrar esta reflexión quiero señalar que el PSOE ha trabajado duro, combinando responsabilidad y generosidad, que hemos sabido sumar aunque no fuera lo suficiente, y que hemos puesto por delante a la ciudadanía y por detrás de ella al partido.

Que a fecha de hoy hemos detenido y hemos impedido la continuidad en una nueva legislatura de la derecha, y que del trabajo realizado podemos sentirnos muy orgullosos y orgullosas, porque refleja bien el carácter de servicio y de servir a la política y a la ciudadanía.

En Euskadi también hay convocatoria electoral.

Urkullu y el PNV no han parado de especular con el adelanto electoral.

El PNV ha especulado con el adelanto electoral argumentando la fatiga del electorado y los costes económicos por celebrar dos elecciones seguidas, a las que se añadiría la vasca como tercera.

En mi opinión estas razones sólo han tratado de ser la tapadera de la verdadera especulación e intención del PNV que no les ha terminado de salir.

El PNV deseaba que hubiera Gobierno en España sin segundas elecciones, para así celebrar las de Euskadi entre junio y julio.

Aunque todavía estamos a tiempo de todo.

Entendiendo por tiempo lo que dice el calendario, cabe el adelanto electoral.

El Lehendakari se ha comprometido a despejar la incógnita la semana que viene, justo la semana que también se despeja la convocatoria de España.

No parece que a los nacionalistas les guste la idea de hacer coincidir las dos elecciones, de españolizar las vascas, y por eso lo más probable es que las de Euskadi se convoquen para octubre.

Pudiendo ser así, no pasaré por alto los verdaderos motivos que han llevado al PNV a especular sobre el adelanto electoral.

La economía vasca no crece como lo anunció en sus previsiones económicas presupuestarias el Gobierno Urkullu.

Ni el empleo ni la economía sienten la mejoría anunciada. Estamos por debajo de los objetivos y además hay un foco creciente de crisis en la siderurgia y una caída sensible en la recaudación de impuestos que sirven para financiar las políticas públicas.

El Gobierno Vasco no está ejecutando las inversiones que tenía y tiene programadas, las está retrasando, está dejando de gastar cantidades importantes en alguno de sus departamentos, y así es imposible crear empleo y reactivar la economía.

Está casi abandonada la inversión en el Tren de Alta Velocidad, solo se ha gastado la mitad en desarrollo económico, se están retrasando pagos, y hay inejecuciones en casi todos los Departamentos.

El PNV no sabe cómo dar cuentas de los resultados económicos del año anterior, no sabe cómo encarar estos resultados y de ahí que el adelanto electoral pudiera necesitarlo como cortina de humo a su gestión.

Además, el mapa electoral en el País Vasco se mueve, ya se movió sensiblemente en municipales, forales y generales;

Y ahora lo hará en autonómicas.

En Euskadi los principales partidos estamos reforzando nuestra oferta frente a la continuidad de Urkullu, y aunque los sondeos electorales le dan a PNV a mantenerse, el nuevo mapa político que se dibuja da para diferentes composiciones.

Para el PNV anticiparse a que esto vaya fraguando es una de sus metas, aunque en estos días por cómo se va desarrollando la política española, esta meta se le esté alejando.

Quiero señalar en la política que estamos haciendo los socialistas vascos, que la iniciativa de acercarnos a la ciudadanía, primero con ese folleto que se envió a todos los domicilios por nuestra candidata a Lehendakari, Idoia Mendia, y después con contactos personales con quienes han contestado, están haciendo distintos compañeros y compañeras en los Territorios, algo que está resultando de enorme interés y que está teniendo una gran recepción por los destinatarios.

En la política vasca quiero comentar, aunque sea muy rápidamente, que se ha perdido gracias a PNV y BILDU una gran oportunidad de organizar mejor las competencias y la financiación de los tres niveles de la Administración, el autonómico, el territorial y el local. Que se ha perdido la oportunidad de situar a los Ayuntamientos en el plano de igual a igual que en política merecen, con la aprobación de una Ley Municipal que llega con más de 30 años de retraso.

En el Territorio de Álava, entre el anterior Comité Provincial y éste se han sucedido dos nuevas incorporaciones a la política institucional socialista. El primero fue Ion Nogales en Juntas Generales. La segunda Estibaliz Canto en el Ayuntamiento de Vitoria.

Dos jóvenes de menos de 30 años. Un compañero y una compañera que van a contar con todo nuestro apoyo y colaboración, para que desempeñen sus funciones de la mejor manera.

También quiero agradecer a Blanca de la Peña su dedicación y su saber, su compromiso con el Partido, y también le quiero trasladar toda la solidaridad para que supere con éxito las circunstancias que le han obligado a renunciar a las tareas políticas.

En la política sectorial alavesa de la que os enviamos periódicamente información sobre nuestras actividades, quiero destacar un hecho grave, reciente, preocupante, los altercados violentos en edificios públicos y en la calle contra personas y bienes, en el llamado día de lucha de los estudiantes, convocado por Ikasle Abertzaleak, que no fue denunciado por BILDU y Podemos. No lo condenaron, incluso Podemos justificaba estos actos violentos por la falta de participación real en la Universidad.

Donde ha habido violencia, siempre quedan gérmenes para que pueda volver. No debemos bajar la guardia y estamos obligados a alertar y denunciar.

También quiero significar el aumento de financiación que hemos destinado los socialistas en el Gobierno de la Diputación Foral de Álava, para el transporte interurbano en el presente año. Una demanda permanente de usuarios y de ayuntamientos de la provincia afectados, que estamos corrigiendo. Se nota especialmente en Rioja Alavesa donde se han duplicado los usos y hemos añadido dos nuevas líneas de autobuses.

Quiero señalar que vamos a sacar una Oferta Pública de Empleo con 70 plazas, que estamos negociando con los sindicatos. Posteriormente habrá nuevas convocatorias de los diferentes grupos de la administración.

Quiero señalar el esfuerzo del Grupo municipal de Vitoria para reclamar más desarrollo del tranvía en Vitoria y más recursos del Gobierno Vasco para el transporte en la ciudad. Este no es un asunto pacífico en el PNV, puede ser una de las razones del abandono de Belandia del Gobierno Municipal.

Los Socialistas hemos mostrado nuestro acuerdo con la ampliación del tranvía a la Universidad. Estamos en desacuerdo con que no se dé una solución a Salburua y Zabalgana puesto que lo consideramos una prioridad y respecto al BRT, al ser un programa piloto, consideramos que el Gobierno Vasco debe correr con su financiación.

El PNV de Euskadi quiere meter la cuchara en el modelo de transporte, pero no quiere financiarlo.

También quiero señalar que en el IBI la iniciativa del alcalde no la compartimos. Si quiere recaudar más veamos toda la fiscalidad en su conjunto y qué podemos y debemos hacer. Proponemos las bonificaciones por renta para paliar situaciones complicadas en la economía de los ciudadanos/as.

Por último, quiero destacar la nueva noticia esta vez ofrecida por el Presidente de Iberdrola, cuando señaló que la Central Nuclear de Santa María de Garoña, que dejamos cerrada, no se volverá a abrir. Nos hemos reunido con Greenpeace y nos han felicitado por el trabajo del PSE de Álava al llevar el asunto a los tribunales y solicitar la suspensión cautelar. Seguimos trabajando con Ramón Jáuregui sobre el tema.

Compañeros y compañeras estamos en vísperas de casi todo. De las fiestas del Patrón de Álava, de la celebración del 1 de mayo, de posiblemente dos convocatorias electorales, de dos nuevos gobiernos, el año promete tarea así que como lo mejor es resolver los problemas de uno en uno, celebremos bien la fiesta del 27 y el 28, que lo demás ya lo haremos a medida que vaya llegando.