Gracias a las juventudes socialistas por mostrar esta sensibilidad hacia la igualdad y por hacer de este acto amigable un espacio de reivindicación y atención por todo lo que nos queda por hacer.

Porque sin lugar a la duda la igualdad es el objetivo que define el máximo valor que puede alcanzar la política progresista.

Somos más libres si somos iguales.