Hoy estamos en Amurrio para informar de nuestro trabajo al frente de los Departamentos de la Diputación Foral de Álava. Pero antes de comenzar quiero hacer una referencia al Gobierno de España, a la moción de censura y a la conformación del nuevo ejecutivo.

La moción de censura fue una necesidad una vez conocida la sentencia del caso Gürtel, una necesidad para devolver dignidad a la política. Esta moción fue apoyada por la gran mayoría de fuerzas políticas representadas en el Congreso y con ella se ha producido de nuevo ilusión, esperanza en que las cosas se pueden hacer de otra manera, ha sido una bocanada de aire fresco.

Sin embargo, no va a ser fácil, ¿pero cuando lo ha sido? Hay problemas enquistados a los que hay que hacer frente y eso se consigue con convicción, trabajo, diálogo, entendimiento y acuerdos para resolverlos. Este trabajo, nuestro trabajo, provocará más ilusión y confianza en nuestro proyecto, un proyecto que ha estado presente en todos los logros sociales, de desarrollo de libertades y derechos que ha vivido este país.

Y como en la Diputación Foral de Álava también estamos gobernando, tenemos que dar gestión, contar, en este caso a los vecinos de Ayala, lo que hacemos y para qué lo hacemos.

Pero no sólo la influencia socialista se aprecia en la gestión del Departamento de Fomento del Empleo, Comercio, Turismo, y Administración Foral, y en el de Infraestructuras Viarias y Movilidad, sino también en las líneas de acción de la Diputación en su conjunto.

Cuando tomamos la decisión de conformar gobiernos de coalición, lo hicimos conscientes de las diferencias en muchas materias que tenemos con el PNV, pero priorizando los acuerdos, que nuestro programa electoral, nuestros compromisos con nuestros votantes se pusieran en marcha.

Priorizamos pasar del discurso a la acción, es decir, ser útiles en política para cambiar la forma de gestionar los servicios públicos por parte del gobierno anterior del PP en las instituciones alavesas, generar empleo y mejorar su calidad, invertir en infraestructuras necesarias, mejorar la cohesión territorial y atender a las personas más vulnerables, como son los dependientes.

A día de hoy podemos decir que los resultados avalan nuestra apuesta. Se ha mejorado el clima laboral con acuerdos sindicales en la función pública foral, hemos sido pioneros con la gestión de una oferta pública de empleo disminuyendo la interinidad. Están 6.000 personas menos en el desempleo. El turismo ha aumentado de una forma sostenida y ha crecido más en las zonas más en las comarcas que hasta ahora tenían menos visitantes. La economía está mejorando, se aprecia en la recaudación. La cohesión territorial a través del transporte público ha visto como se aumentaban considerablemente los usuarios. Se han desbloqueado proyectos de infraestructuras importantes para la seguridad vial y también para la salud y el cuidado de medio ambiente como son las infraestructuras hidráulicas.

La presencia socialista en los gobiernos siempre ha servido para avanzar, para mejorar servicios, para caminar hacia la igualdad, y en la actualidad sigue siendo así.

El partido socialista es un partido que utiliza los pactos entre diferentes para conseguir ese avance. Y su utilidad se aprecia aún más si nos imaginamos cómo se actuaría desde la Diputación si el partido socialista no estuviera en el gobierno. Tenemos dos posibilidades: un gobierno nacionalista o un gobierno de derechas.

Un gobierno de derechas con un PP que estaría preocupado de la parte economicista de la política, olvidándose de la social, como si de una empresa para sacar beneficios se tratara. Con un enfrentamiento constante e innecesario con los trabajadores públicos, con una cacareada bajada de impuestos que lo único que provocaría sería seguir reduciendo los servicios públicos e incrementando la desigualdad, algo de lo que tampoco podemos extrañarnos de un partido de derechas. Sabemos que el PNV ya lo intentó hace 6 años y los socialistas lo impedimos en la negociación presupuestaria.

Un gobierno nacionalista porque vemos como el PNV, si no fuera por su acuerdo de gobierno con el PSE, estaría avanzando en ensoñaciones nacionalistas, como lo vemos en ese PNV que acude a los llamamientos de Gure Esku Dago o que reedita la división vivida en Euskadi con el Plan Ibarretxe, en la introducción del nuevo Estatuto. Sin embargo parece que el Lehendakari está más comedido, busca no avanzar en ensoñaciones, sino en políticas pragmáticas para la ciudadanía que es lo que el partido socialista negoció en el acuerdo de gobierno del Gobierno Vasco.

Un gobierno de nacionalistas, con un Bildu que prima la ideología independentista y el aislacionismo por encima de la atención a la ciudadanía.

Y lo vemos nítidamente en la forma de gobernar en los ayuntamientos de esta Comarca, en Ayala. Incapaces de enfrentarse a presentar unos presupuestos en los que tengan que acordar con el resto, prefieren que los ciudadanos sufran la ausencia de inversiones para facilitar su vida diaria, antes que negociar y acordar.

Incapaz de unirse para compartir servicios de turismo y crecer juntos con una política compartida.

Incapaz de unir fuerzas y caminar juntos hacia una gestión del agua igual para todos los ciudadanos alaveses, con los mismos precios, los mismos servicios y la misma calidad.

Incapaz de dar alternativas ante su negativa a poner en marcha la cartera de servicios sociales.

Incapaz de tomar decisiones amparándose en una falsa participación ciudadana, y mientras tanto todo está parado, nada avanza.

Y mientras esto pasa en Ayala, desde la Diputación Foral de Álava trabajamos para facilitar y acercar a los vecinos de esta comarca servicios, programas, acciones e inversiones que mejoren su día a día.

El problema que más preocupa es el desempleo:

Por primera vez desde la institución foral se ha actuado para elaborar programas de empleo para los colectivos más desfavorecidos, con las lanzaderas de empleo y programas especiales de empleo, generando además del apoyo al comercio local con campañas como “Piensa en plural compra en singular” y diferentes iniciativas trabajadas con las asociaciones de comerciantes.

  • En la Lanzadera de Empleo de Llodio en 2016 y 2017 (habrá una tercera en 2018) con unos resultados muy positivos: 20 personas participantes en estos grupos de búsqueda activa de empleo encontraron un puesto de trabajo (tasa media de inserción del 55%).
  • Los Planes especiales de empleo en Llodio y Amurrio en 2017 y 2018 han servido para contratar a 21 personas desempleadas y formar a otras 15 personas con prácticas en empresas. Este programa, que se reeditará este año, ha conllevado una inversión de casi de 400.000 euros.
  • Cursos de formación para el empleo sobre áreas demandas por el tejido productivo con un esfuerzo especial para llevar la oferta fuera de Vitoria-Gasteiz y, concretamente, a Llodio y Amurrio. También hubo una formación especialmente dirigida a personas afectadas por EREs.
  • Acabamos de aprobar la oferta formativa para este año que, en el caso de Amurrio y Llodio, consistirá en un total de 17 cursos sobre áreas profesionales demandadas por las empresas.

Ejemplos de materias: programación por control numérico, impresión 3D, operador de carretilla, mecanizado en torno, instalaciones eléctricas, etc.

  • Rehabilitación de la Casa del Hortelano y el Casino de Llodio, con una inversión cercana a los 2,5 millones de euros.
  • Estamos redactando el proyecto para cambiar la cubierta y ventanas de la Casa de Cultura, instalar un nuevo sistema de calefacción y reordenar y mejorar los espacios interiores de este edificio. Este proyecto, cuyo presupuesto será superior a los 2 millones de euros, se ejecutará el próximo año 2019.
  • Acciones de promoción del comercio minorista en colaboración con las asociaciones de comerciantes y hosteleros de Llodio y Amurrio, y la Federación de Comercio de Álava. Apoyo al comercio de la comarca para mejorar su competitividad y facilitar el relevo generacional. Hemos mejorado este año la dotación económica de los convenios con APYMCA y APILL un 10%.
  • Hemos impulsado también la campaña ‘Piensa en plural. Compra en singular’ con la participación de cerca de 40 comercios de Amurrio y Llodio, y hemos llevado al tienda itinerante ‘The Sigular Store’ a estas dos localidades.
  • También hemos trabajado con el ayuntamiento de Artziniega para generar productos turísticos y que los visitantes de rioja alavesa puedan acercarse a Ayala a través de dos elementos que les unen, el vino y los pueblos medievales.
  • Nueva propuesta turística “Entre Murallas y Viñedos” que une Laguardia y Artziniega a través de las villas amuralladas de Álava. Además, agencias de receptivo han visitado Ayala para conocer los atractivos turísticos de la comarca para incorporarlos a sus programas de viajes y visitas.
  • Ayala forma parte de las Rutas de Perdición y del audiovisual ‘Álava, una luz interior’.
  • Financiación de la promoción turística de la comarca y apoyo al desarrollo de proyectos turísticos como, por ejemplo, la Torre de Murga a través de una estrategia integral que incluye nueva web, visitas guiadas y teatralizadas, y venta de txakoli.

Hoy la gestión del socialismo alavés en la Diputación Foral de Álava la podemos compartir con todos los que vivís y trabajáis aquí. Porque nuestra gestión en el área de movilidad ha supuesto que, con la nueva puesta en el servicio de las líneas de Ayala al comienzo de la legislatura, en el año 2017, apostaran por el transporte público foral 233.533 viajeros y viajeras, un incremento del 13,50 respecto al año pasado. Y, además, que más del 60% de los usuarios y usuarias utilicen la tarjeta BAT con sus bonificaciones. Gracias por confiar en el servicio público foral de transporte porque es rentable social y medioambientalmente.

Y hoy es también una realidad la travesía de Artziniega, integrando la carretera en el pueblo, con unos accesos en condiciones de seguridad a la zona deportiva y escolar y con aceras e itinerarios peatonales que garantizan el paso de los peatones.

Y el gran reto, la obra siempre demandada, prometida y nunca llevada a cabo, la conexión entre Álava y Bizkaia: la variante de Saratxo, liberar al pueblo de una carretera que pasa al lado de sus puertas, y el acceso de futuro, seguro y legal a los polígonos industriales de Kalzadako y Saratxo. Los plazos ya están anunciados y las modificaciones, a las que nos comprometimos en el programa electoral también, reducción de la ocupación de terrenos en al menos 6.500 metros cuadrados preservando la seguridad vial. Antes de que acabe al año, licitaremos esta obra necesaria, de sentido común y que potencia Amurrio, Ayala y el valle de Arrastaria.

Y desde el 1 de julio, las bonificaciones de la AP-68 se mejorarán de manera significativa: con menor número de viajes (15) mayor subvención (60%). Y recordar que esta partida presupuestaria que el Partido Socialista en el año 2003 negoció para que estuviera en los acuerdos presupuestarios, es precisamente con el socialismo alavés en la gestión cuando se consolida y se aumenta.