Recordaréis cuando decíamos que ser socialista en Euskadi no era fácil, pues serlo en Villarreal, en Legutiano, era un poco más difícil.

Por ello mismo, gracias Idoia por acompañarnos.

Gracias Manu por tu entrega y tenacidad para poner en marcha esta agrupación y esta sede.


Gracias a todos y a todas por acudir a esta inauguración, que supone mucho más que abrir una sede, supone sobre todo ensanchar el espacio de libertad que no siempre tuvimos y que hoy estamos recuperando y consolidando.

Todavía hoy encontramos algunas hostilidades, algún que otro incidente desagradable.

Todavía hoy algún que otro vecino carece de la calidad democrática necesaria para la convivencia.

Pero nosotros y nosotras a lo nuestro.

A dar visibilidad al Partido Socialista. A ensanchar la libertad. A compartir con quienes lo quieran lo mejor del socialismo, la igualdad y la justicia social. A culminar esta campaña con la mejor representación en Legutiano, en Vitoria, en Álava y en Europa.

Hace menos de un mes una mayoría de ciudadanos y ciudadanas quisieron que el Partido Socialista Obrero Español, liderase el Gobierno de España, ahora queremos extender ese liderazgo en estas elecciones municipales, forales y europeas.

El mundo es global. Los problemas y los retos de las personas también lo son. La igualdad y la solidaridad también deben serlo.

Ese es nuestro modelo de sociedad, nuestros valores, y eso sólo es posible alcanzarlo, con el socialismo.

Estas elecciones nos permiten participar en esa globalización, nos permiten aportar desde lo local y nos permiten sumarnos a esa tarea colectiva de la Unión Europea.

En este municipio famoso y conocido en la geografía universal por su pantano, la cantidad y calidad de su agua, su aprovechamiento, sus pistas para el remo, su fauna y flora, su futuro depende y mucho de cómo nos enfrentemos y resolvamos el riesgo del cambio climático.

Depende de si la acción humana logrará revertir tanto desastre acumulado de emisiones contaminantes, de explotación de energías fósiles o de residuos incontrolados.

Ese futuro no se decide solo aquí, pero también se decide desde aquí, si se aporta y se suma desde aquí, apostando por las energías renovables, por el reciclaje, por la reutilización, apostando por la izquierda, por los progresistas, por los socialistas, que somos quienes tenemos esa sensibilidad y ese compromiso, frente a opciones de derecha que priman el interés económico de unos pocos, sobre el interés social de la mayoría.

En cuatro días la ciudadanía está convocada a tomar tres decisiones muy importantes para su futuro.

Quién gobierna su Ayuntamiento, quién lo hace en el Territorio
Histórico y quién en Europa. Y esa decisión se moverá entre dos 
posibilidades.

Entre que crezca el sectarismo y el sálvese quien pueda, 
o que crezca el progresismo, para que todos y todas compartamos 
un nivel de vida digno.

Entre que se refuercen los extremismos o que se refuerce 
la tolerancia.

Entre que reaparezcan las tensiones identitarias o que sigamos 
en la senda del pluralismo y la convivencia.

Entre que reaparezca la cultura uniformadora del nacionalismo 
o que se conviva con las diversas culturas.

Quiero ser Diputada General de Álava, para que la tolerancia, la convivencia, la diversidad cultural esté garantizada.

En la vida, en la política, se aprende de la experiencia, se recuerda con la memoria, y se actúa con la inteligencia.

Todos y todas sabemos que cuando el nacionalismo ha sumado se han acrecentado las tensiones y se ha resentido la convivencia, está pasando hoy en otros lugares y pasará mañana aquí si tienen la oportunidad.

Todos y todas sabemos que las tentaciones a la exclusión son santo y seña del nacionalismo.

Todos y todas recordamos que en el pasado reciente ya vivimos esos episodios.

Todos y todas sabemos que para evitar que se reproduzcan no hay mejor garantía que un Partido Socialista fuerte, bien representado en las urnas, liderando las Instituciones locales, provinciales y europeas.

Hace menos de un mes tuvimos un empate en Álava con el PNV, hoy les estamos disputando el liderazgo.

Con los votantes y los votos del 28 de abril es posible lograrlo.

Hace menos de un mes todos los demás partidos quedaron a muchos miles de votos de nosotros.

Con los votantes y los votos del 28 de abril es posible repetirlo.

El PNV quiere aparentar que el reto de estas elecciones es o ellos o BILDU, y todos y todas sabemos que esto no es así.

No es así porque afortunadamente Álava no está abocada a elegir entre unos y otros nacionalistas y los últimos resultados reales, los que todavía están calentitos, así lo afirman.

No es así porque la alternativa a unos nacionalistas nunca serán otros nacionalistas.

No es así porque la sal gorda y la sal fina, salan parecido.

No es así porque los socialistas garantizamos la alternativa y la alternancia, porque venimos de gobernar, queremos gobernar y vamos a gobernar.

Posibilidades de elegir partido en Álava hay unas cuantas, posibilidades de elegir la que defienda respeto a la diversidad, agenda social, tolerancia, convivencia, yo veo una sola, la del Partido Socialista.

Posibilidades de entrar en las instituciones tienen varios partidos, posibilidades de gobernarlas, de atreverse a gobernarlas, veo menos, la nuestra es una de ellas.

El Partido Socialista nunca ha sido un partido más, siempre hemos sido un partido con personalidad y estilo singular.

  • Porque siempre nos hemos enfrentado a los problemas.
  • Porque siempre hemos arrimado el hombro para las soluciones.
  • Porque nunca nos hemos arrugado ante los desafíos.
  • Porque siempre hemos buscado ser útiles a la ciudadanía.
  • Porque solo hemos mirado a las dificultades para superarlas.
  • Porque siempre hemos trabajado por el interés colectivo.

El domingo tendremos tres papeletas la blanca, la sepia y la azul, tres papeletas unidas por una rosa, a las que les espera otra rosa, la que triunfó el 28 de abril.

En tu mano está la decisión.

Date el gusto de que gobierne la izquierda.

En Álava atrévete que sea mujer.