Amigos y amigas, lo primero que quiero hacer es mostrar —en nombre del Partido Socialista de Álava y en el de toda su militancia— nuestra solidaridad con las víctimas de los bárbaros atentados terroristas de París. Por ello, es oportuno que comenzamos este breve acto con un minuto de silencio.

Hoy nos reunimos aquí porque quiero valorar los más de 100 días que llevó en el cargo de Secretaria General. Más de cien días que coinciden con el final de 2014 y el inicio de 2015 y, en este corto espacio de tiempo, puedo afirmar con toda rotundidad que cien días es mucho tiempo para lo malo y poco tiempo para lo bueno.

IMG_0200

En estos cien días hemos visto cómo EHBildu ha sido incapaz de condenar los atentados de Francia por hacer una alusión a la situación de fanatismo y terrorismo. Siguen sin condenar todo tipo de violencia.

Estos cien días han coincidido con la retirada de los Presupuestos del Territorio Histórico de Álava, con el portazo que el Partido Popular ha dado a la contribución que hace la ciudadanía alavesa con sus impuestos, negándose a debatirlos en las Juntas Generales, negándose a debatir qué y dónde destinar esos recursos y, posteriormente, tener que retirarlos por encontrarse en una absoluta minoría.

Un Diputado General que no tiene presupuestos y que además no se atreve a discutirlos es un lastre para la política.

En estos cien días hemos sufrido las embestidas racistas y xenófobas del Alcalde de Vitoria-Gasteiz, su apuesta por cargarse la solidaridad y por reducir las políticas públicas e incluso, para ello, ha concebido y ha inventado una plataforma donde los únicos irregulares, tramposos y abusones, pertenecen a su propio partido, como así ha quedado demostrado con la primera dimisión.

Al calor de los acontecimientos terroristas de Francia, Rajoy se ha apresurado en decir que en España no hay riesgo de islamofobia. Pero lo que no se atreve a decir es que sí hay riesgo es de “ppfobia” contra los inmigrantes, aunque él no se haya querido dar por enterado de lo que pasa en Vitoria-Gasteiz y el Territorio Histórico de Álava.

En cien días, y sin que cambiara nada en nuestras estructuras económicas, hemos podido ver por tercera o cuarta vez al PP, y al PNV subido a su remolque, hablar de la recuperación económica, tratando de crear un ambiente de optimismo artificial, que resulta grotesco, insultante y provocador: porque juega con falsas expectativas, con falsas oportunidades que después se quedarán en nada y que, posteriormente, tendrán como consecuencia que muchos ciudadanos y ciudadanas carguen toda su desesperación contra toda la política.

En política detrás de la falsa política de la derecha siempre está la antipolítica, siempre está el deseo de desanimar a participar en ella a los más vulnerables y, de esa forma, debilitar la defensa de sus intereses a través de sus representantes.

En algo más de cien días hemos visto las trampas del Partido Popular, el nulo valor de su palabra y de sus acuerdos y la, asimismo, servidumbre y actitudes ridículas del PNV, actuando de alfombra en el Impuesto de Actividades Económicas.

En cien días hemos visto cómo EHBildu unía sus votos a los del Partido Popular para dirigir una Comisión de Investigación al Gobierno Foral, al propio gobierno del Partido Popular. Han unido sus votos para dirigir y tutelar dicha Comisión pero todavía no sabemos con qué fines o si lo que pretenden, el fin que buscan es que no lleguemos a tiempo de que haya conclusiones.

En cien días hemos visto como muchos ciudadanos y ciudadanas —cabreados con los resultados de todas estas políticas de derechas—, pueden terminar autocastigándose por alejarse de la participación política. Pueden terminar por alejarse de la política seria, eficaz y de garantías que, a pesar de las dificultades, los socialistas les ofrecemos.

Se las ofrecemos cuando mejoramos el contenido de los Presupuestos del País Vasco; se las ofrecemos cuando mejoramos las inversiones en sanidad y en educación; se las ofrecemos cuando garantizamos la existencia de políticas sociales; se las ofrecemos cuando procuramos, a pesar de las intenciones de otros, garantizar y fomentar la actividad comercial; cuando potenciamos Vitoria-Gasteiz y Álava a través de sus reclamos culturales y no con la imagen de falta de solidaridad que esta trasladando el Partido Popular; se las ofrecemos cuando, por primera vez, hemos incluido una partida para hacer frente a la pobreza energética; cuando apostamos por el Deporte, ya sea federado o amateur; cuando llevamos más recursos al banco de alimentos; cuando dotamos de recursos a los Ayuntamientos para que puedan hacer planes locales de empleo de contratación directa.

Se las ofrecemos en las Juntas Generales cuando, a través del planteamiento de diversas Normas Forales, pretendemos acometer inversiones prioritarias para el Territorio Histórico de Álava como en el caso del deporte escolar, la recuperación de nuestro patrimonio histórico —como es el parque de Lamuza en Llodio—, la recuperación de la forma de trabajar de Araberri, la recuperación de los recortes en el servicio de ayuda a domicilio, como es la necesidad de garantizar una nueva oportunidad a los autónomos o el mantenimiento de los servicios sociales en los diversos Ayuntamientos del Territorio Histórico, abocados a su desaparición a través de la ley de racionalización.

La política seria y sensata existe y sé que, a día de hoy más que nunca, se necesita.

En estos cien días el Partido Socialista ha trabajado día y noche para ofertarla y encontrar su espacio. Lo vamos a seguir haciendo; intentando modificar la Prórroga Presupuestaria foral para que haga frente a los problemas que afectan a la ciudadanía. Porque no sólo hablamos o hacemos discursos, sino que los ponemos en práctica, los hacemos posibles: en primer lugar, mejorando los recursos públicos a través de una política fiscal progresiva, base fundamental de la redistribución de la riqueza, para luego —a través de las políticas públicas— atender las demandas ciudadanas que reduzcan las desigualdades.

Se necesita una política seria, eficaz y de garantías. Que diga NO a los recortes y SÍ a los presupuestos, como hemos hecho los socialistas durante estos años en el Territorio Histórico de Álava y en Euskadi.

Una política seria, eficaz y rigurosa, que se oponga, como estamos haciendo, al mercadeo con el Impuesto de Actividades Económicas. Para lo cual hemos propuesto desde el principio que se mantenga su congelación.

Una política seria, eficaz y rigurosa, es oponerse al racismo y la xenofobia y proponer más solidaridad y convivencia.

Una política seria, eficaz y rigurosa, es ser claros y directos ante los problemas y no estar siempre estudiándolos y retrasando las respuestas y soluciones que se necesitan, como hacen los populistas.

Una política seria, eficaz y rigurosa es haber demostrado durante casi siglo y medio que sabemos defender y proteger la libertad, la igualdad, la justicia y la solidaridad.

Los socialistas sabemos que podemos mantener los servicios públicos y las políticas sociales, con otra redistribución mejor de la riqueza y con otra política económica en Europa con la que estamos comprometidos.

Estos cien días y todo las cuestiones que han pasado en ellos, y también lo que debería haber pasado y no ha pasado, confirman la necesidad de un cambio en el Territorio Histórico de Álava.

Confirman la necesidad de un cambio de rumbo que nos encamine juntas a la sensatez y la seriedad necesarias, al rigor y la eficacia.

Este es mi empeño, mi ocupación en la actualidad, una labor que ocupa todas las horas del día y, como no puede ser de otra manera, quería compartirlo con vosotros, con la ciudadanía alavesa.

Lo vamos a seguir haciendo a través de un programa electoral, que como siempre hemos hecho, va a contar, ser compartido y a recoger la opinión de toda la afiliación y simpatizantes socialistas, de las diversas asociaciones de Vitoria-Gasteiz y el Territorio Histórico de Álava y de cuantas personas quieran plantearnos sus preocupaciones y propuestas.

Nada más, muchas gracias.

1496649_10204299030569135_2559300115121843353_n 10922805_10204299031329154_1664610792132574965_n 10406489_10204299032369180_921323925393425823_n